Sobre Continuidad de los Parques y el papel del lector

511
Sobre Continuidad de los parques y el papel del lector

Por: Alberto Torres.

Continuidad de los Parques es un texto del argentino Julio Cortázar en el que se proponen diferentes niveles de lecturas a los cuales el autor decide nombrarlos como “Parques”. Siendo un claro ejemplo de literatura fantástica, le propone al lector una forma de ver la literatura como placer, donde todos los sentidos trabajan al unísono para brindarnos un deleite estético y sensorial más completo.   

Este cuento constituye una de las piezas más conocidas del escritor. Al inicio del texto vemos al personaje principal inmerso en la lectura de una novela, hecho que resulta ser un punto neurálgico dentro de la trama, pues en él el autor desarrolla una de las teorías que venía exponiendo desde hacía algún tiempo. Aquí Cortázar sumerge al lector en un espacio donde verá diferentes capas del puzzle que necesitará ser armado a medida que los hechos se van presentando.

En la primera capa del cuento, como ya hemos dicho, el personaje principal se encuentra leyendo una novela; hecho que le permite al autor tender una celada al lector, y no se trata de una trampa cualquiera, sino que, siendo sabedor de la astucia de algunos lectores, se encarga de dejar minado el campo donde se moverá el profanador del texto (lector). Nuestro personaje central es el ancla que le permite al autor sumergir a su lector en un universo fantástico del que no saldrá sin terribles dudas por los acontecimientos que quizás desfilarán por sus ojos de manera inadvertida.

El momento inicial en el que nuestro personaje se encuentra leyendo la novela comienza lo que podríamos llamar “el viaje iniciático del lector”, un largo peregrinaje por la selva de la fantasía; el lector mismo comienza a ser parte del juego y no puede abstraerse de él, pues terminaría con esos elementos que se van hilvanando en la medida en que el personaje se sumerge y (nos sumerge) en los sucesos producidos por su lectura.

Nosotros estamos sujetos a sospechar que Cortázar desarrolla una de sus teorías respecto de la posición del lector con la del texto. Es claro que para Cortázar existen dos tipos de lectores: “Lector-hembra”, y “Lector-cómplice”. Pero prestaremos especial énfasis en el lector-cómplice, pues, es el que nos interesa para tratar de explicar nuestro punto de vista respecto de la teoría que desarrolla el autor.

Según el propio Cortázar “El lector-cómplice es el que puede llegar a ser copartícipe y copadeciente de la experiencia por la que pasa el novelista, en el mismo momento y en la misma forma”. Partiendo de lo que expone el propio autor me gustaría suponer que la razón por la que el personaje se encuentra leyendo esa novela al principio de la historia es porque Cortázar necesita saber cuáles de sus lectores se sumergen junto a su personaje en esa vorágine creada por la imaginación que le brinda la fantasía.

Además, un ejemplo claro que sirve para ilustrar nuestra posición ante el tipo de lector que nos propone Cortázar es el hecho de que el personaje transforma la atmósfera de su lectura actual en una atmósfera propia, y de esa manera llegando a ser parte integradora de cada acción que se realice.

Creo que en la primera parte del cuento el autor quería crear una escena donde el lector pudiera identificar el rol desafiante que nos propone la lectura; la lectura es una dualidad, una bifurcación de caminos. Es el compromiso del lector saber cuál de esos caminos escoger, y muy a menudo suele perderse en un solo camino. Me parece que Cortázar nos invita a ser partícipes de los hechos presentados en el texto, el lector debe involucrarse activamente en la narración para que su experiencia sea más enriquecedora y vívida.

Otro de los núcleos que para nosotros resulta de vital importancia en el cuento lo constituye el momento donde el protagonista de la historia asiste a la cabaña del monte.  Podríamos decir que aquí Cortázar pasa a una nueva fase dentro de la historia; es innegable que el personaje central se encuentra inmerso en la lectura de la novela, pero los hechos cambian dramáticamente; lo que antes se limitaba a crear la atmósfera ahora pasa a ser la acción. Y he aquí donde aparece la fase intermedia del cuento, la parte donde ocurre la acción.

En esta fase intermedia del cuento el autor nos presenta una situación comprometedora, donde los personajes involucrados al parecer pasan por un momento difícil en su relación. El hombre que antes le ofrecía caricias ahora se muestra indiferente al contacto del amante. Después tenemos un momento final donde ese puzzle que antes estaba siendo armado ahora busca encajar a la perfección con una pieza que estará en las manos de aquella mujer que entra a la sala y ve la cabeza del hombre leyendo la novela.

Desde la incursión que hace el personaje inicial en su lectura hasta las últimas páginas del cuento, el autor construye un brillante ejemplo de la meta-ficción; pues, es palpable que Cortázar introduce a su personaje en una segunda capa de la narración para entonces permitirle al lector conocer la historia en la que también es protagonista su primer personaje.

El final es un verdadero ejemplo de la brillantez del escritor argentino, una pieza maestra donde la realidad se funde con la fantasía para dejarnos un espacio en el que la obra es abierta para cualquier interpretación o conjetura.

¿Qué me impediría suponer a mí como lector que en realidad a quién le fue cercenada la cabeza fue al personaje de la novela, pero en realidad el que sufre las consecuencias es el lector de la misma?

2 Comentarios

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here