El hombre que amo las cosas

95
Tony Cedeño - escritor.

POR: TONY CEDEÑO – Escritor. Reside en Ecuador.

Tasador perfecto de las sombras otro habrá que no ronde sobre ellas y lo que un día es desierto se volverá lluvia. Y sin negarlo quién pudiere resonar como las aves bellezas naturales con gracia indeleble.

Y hallada es una multitud que no encuentra su sueño porque lejano es el horizonte por donde circunda la ansia. Quiero contarlos, pero no puedo, son infinitos y salen de muchas partes como brillan las estrellas en el cielo.

Algo que no atina el hombre es su poderoso amor por las cosas cuando se olvida de su esencia y mora en sí con un desenfreno bárbaro de autoritarismo. Se negó el amor cuando por sobre el amo lo físico y no amo lo que vive en el alma.

La aceptación 

Si tratáramos de mezclar el agua con el aceite nos daríamos cuenta que no son compatibles que no pueden acoplarse así serían nuestros problemas más llevaderos sabiendo que lo que me sucede no es molestia para mis ambiciones si las aplico como enseñanza y ejercicio de mansedumbre.

Es decir, la aceptación si no es asumida con humildad de nada vale porque hemos actuado sin el sentido práctico que me hace comprender que los problemas no son eternos, que nadie tiene la culpa de ellos y que solo yo puedo y tengo la capacidad de asumirlos con la debida madurez del caso.

Sin esta escuela, sin estás enseñanzas, sin estos vaivenes la vida sería para nosotros la más bella y dulce estadía en medio del apoteósico paisaje del placer, pero debe haber algo que nos haga comprender que no todo se nos es dado sin antes no haber luchado por ello.

Mientras tanto con lo poco o mucho sonríe y sé feliz porque afuera hay mucha gente que pasa por profundos problemas mientras nosotros seguimos gozando de salud y somos afortunados.

Por: Tony Cedeño –

Escritor / Poeta

Motivador

Reside en Ecuador

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here