Opinión de Niebla, de Miguel de Unamuno

0
258
Sobre Continuidad de los parques y el papel del lector

Por: Alberto Torres.

Miguel de Unamuno es uno de los más grandes escritores españoles del siglo XX. Miembro de la generación del 98, cultivó el ensayo, la poesía, el teatro y la novela, destacándose en este último género. Una de sus producciones más emblemáticas la constituye “Niebla”, novela de la cual nos ocuparemos a continuación. De esta manera analizaremos algunos aspectos concernientes a la misma, asumiendo un enfoque que sirva como puente para acercar al lector al universo que el autor nos invita a descubrir.

Niebla no pudo haber tenido una apertura mejor, pues su protagonista Augusto Pérez, enredado en sus cavilaciones, nos sumerge poco a poco en su mundo, sí, su mundo. Y es que en sus soliloquios ahonda en ese universo creado por sus fantasías. Uno de los sucesos más importantes es cuando conoce a su hermosa Eugenia Domingo del Arco, de la cual se enamora profundamente; pero no todo resulta como nuestro héroe hubiera querido, puesto que ella sostiene un noviazgo con un hombre. Podríamos decir que ahí comienza la parte interesante de la novela, porque Augusto ahora solo vive para amar y pensar en su hermosa Eugenia, la cual desdichadamente, no lo quiere. ¿Cómo olvidar, entre otras cosas, la aparición de don Fermín? Un anarquista místico como suelen llamarle su esposa y su sobrina. Pero dejemos que el lector se encargue de descubrir por sí solo el argumento de la novela y ocupémonos de otros aspectos que resultan de igual forma interesantes.

Niebla es una gran novela por su estructura y lo innovadora que resulta, no desde el punto de vista argumental, sino desde la perspectiva estética. Además de que Unamuno aprovecha la oportunidad para desarrollar algunos tópicos de carácter filosófico haciendo que el lector se interpele con preguntas tales como: ¿Qué es el amor? ¿Es el amor el que me hace existir o existo para amar? Estas preguntas parecen no tener una contestación aparente o definitoria, pero vemos que esto no es más que una pequeña muestra de lo que nos propondrá Miguel de Unamuno en esta apasionante fantasía.

 Niebla destaca principalmente por el dialogo que es uno de los puntos fuertes de toda la trama, y es que Unamuno prefiere sumergir a su personaje principal en unos monólogos interiores que lo llevan a reflexionar de manera filosófica sobre su existencia misma y otras tantas que parecen tan absurdas e inconexas que no nos llevan a nada. Esto la convierte quizás en experimental y hablo de experimental en el sentido mismo que venían desarrollando Virginia Woolf y James Joyce respectivamente con el “Ulises” y “Las olas”. En Niebla son escasas las descripciones por lo que podríamos decir que no se pierde en esa excesiva verborrea narrativa.

Creo de manera muy particular que esta técnica es el empeño del autor por marcar la diferencia de la novela imperante de finales del siglo XlX que se caracterizaba por su excesivo realismo, aquí es donde vemos aparecer el término de “Nivola”, que pretende dividir la realidad de la ficción. Es posible que el lector sea engañado por ese juego sin más remedio, pero después de recorrer ese largo túnel entrevemos toda la grandeza que se mantiene oculta hasta para el mismo Augusto al final de sus páginas y es que descubre que su destino no le pertenece.  ¿Quién más que el mismo Unamuno actúa como Dios? Y el desdichado Augusto es sentenciado a morir no como un humano sino como un ser imaginado por una mente superior y perversa, perversa desde el punto de vista de nuestro héroe.

Niebla sigue la tendencia existencialista: un personaje melancólico, reflexivo y hasta podríamos decir que calculador lo hacen indagar profusamente en la psicología humana. Augusto que está consciente de la vaciedad de su existencia, sin embargo, llena su vida de pretextos que no hacen más que engañarlo y brindarle un motivo para seguir en ese mundo decadente en el que está inmerso. Pero es inminente que Augusto despierte (y ocurre, indudablemente), Augusto despierta para enfrentarse al destino irrevocable que se le tiene preparado.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here