EL PAÍS SE TORNA MORADO

205

Por: Bienvenido Segura Díaz

Definitivamente el país y las calles son del PLD. Las actividades de masas realizadas el recién pasado fin de semana en Santiago y La Capital con la presencia del líder indiscutible del Partido de la Liberación Dominicana, miembros del Comité Político y los candidatos congresuales y municipales evidencian la cohesión y la unidad monolítica que se observa a lo interno de la organización y la gran capacidad de movilización del partido oficialista y sus aliados.

Es notoria la efervescencia, el entusiasmo y la algarabía de los participantes en  esas movilizaciones, pero más evidente es el apoyo que manifiesta la gente desde sus hogares enseñando y ondeando paños, sábanas, vestidos, camisas, gorras y otros enseres morados, amarillos, coloraos, azules y de todos los colores que identifican a los partidos y movimientos de apoyo que convergen aliados al PLD en las elecciones de medio término.

Reitero que los dirigentes, miembros, militantes, amigos y simpatizantes de Leonel Fernández y el PLD son dueños absolutos del pueblo y de las calles, y al principal partido de la oposición no le queda más remedio que quedarse guardadito y a puertas cerradas dentro de su local contemplando bajo los efectos de graves estados depresivos el panorama electoral negativo a la espera de otra derrota más este 16 de mayo.

En verdad pienso que el PRD no escarmienta, porque después de esas tres pelas sucesivas (2004, 2006 y 2008)  que le ha “sobao en las costillas” el Partido de la Liberación Dominicana es para que aprendan que con el León no se juega. De él solo se han oído los primeros rugidos que fueron emitidos al lado de Reinaldo y Roberto en el Distrito Nacional y  junto a Valentín y José Enrique en el Primer Santiago de América.

Simultáneamente San Cristóbal, Salcedo, San Francisco de Macorís y otras provincias fueron escenario de exitosas caminatas, concentraciones, cara a cara, mano a monos, caravanas y diversos tipos de manifestaciones de masas con la participación de los lideres y candidatos provinciales y municipales del PLD con sus aliados, lo cual vislumbra un triunfo electoral que le permitirá lograr por lo menos 30 senadurías, 120 alcaldías y alrededor de 200 juntas de distritos municipales.

El panorama electoral de la Republica Dominicana ya está definido y si las cosas siguen como van la tendencia es a dejar al PRD sin senadores, con una cuota menor de diputados y la mitad de las alcaldías que ostenta en la actualidad. Esa es la pura realidad. Esta pela también va.

 Santiago Rodríguez, R. D.

15 de marzo del año 2010.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here