Depresión, posibles causas, consecuencias y tratamiento

0
1169
Eveling Tavarez - Psicóloga

POR: EVELING TAVAREZ – PSICÓLOGA.

La depresión es considerada como un trastorno del estado de ánimo, es muy frecuente y la pueden padecer niños, jóvenes y adultos. No distingue sexo, edad, raza o estatus social, pero es más frecuente en mujeres.

Es una de las principales causas de los problemas de salud y de discapacidad en muchos países del mundo. Las personas que no tienen el apoyo adecuado y oportuno, junto al miedo a la deshonra; dificultan que accedan a tratamientos necesarios para vivir de manera saludable y productiva junto a quienes les rodean.

En los adultos se caracteriza por la presencia de tristeza, lloran fácilmente o sin razón aparente, falta de concentración, baja autoestima, trastorno de apetito o del sueño, pérdida de interés en las cosas cotidianas y sensación de cansancio. Ocasiona angustia mental, desencadenando problemas en las relaciones familiares, consigo mismo; con los amigos y en muchos casos llegar al homicidio y suicidio.

Los niños pueden manifestar la depresión como problemas de comportamiento que se evidencia como una dificultad en la disciplina, sentimiento de desesperación, estado de ánimo irritable o tristeza, pérdida de interés, aislamiento social, agitación, baja autoestima y sentir que no le aman o no valer nada.

Es difícil ver o reconocer que existe algún familiar con depresión, porque a veces no se sabe cómo actuar o a quien acudir, y en algunos casos, solo se intuye que esa persona es diferente a su forma habitual de pensar o proceder, sin saber que está inmerso en una depresión.

Muy común es observar que personas que no conozcan sobre este trastorno o no han pasado por un episodio de depresión, tiendan a pensar que es solo un estado de desánimo o tristeza. Sin discernir que estos síntomas empiezan a presentarse y duran un tiempo, comenzando a repercutir en el correcto funcionamiento en el desempeño de sus actividades diarias.

La depresión desde sus inicios es mucho más que sentirse triste, las personas se aquejan por no poder conciliar el sueño, aunque puedan estar padeciendo otros síntomas, este es el más evidente. El riesgo más común es el de perder la vida o la funcionalidad de dejar a la persona incapacitada; y si no se trata con tiempo el interés por la vida va disminuyendo poco a poco. 

Esta se puede ver de dos maneras, la activa que conlleva al suicidio y la pasiva que es cuando la persona pierde el interés de alimentarse o tomar los medicamentos prescritos.

En algunos casos la depresión puede ser hereditaria, es decir, la persona nace con la predisposición a desencadenar este trastorno y algún problema es el detonante; pero también puede ser por problemas de tiroides, deficiencias de nutrientes, diabetes, cáncer, algún mal del corazón, cambio emocional brusco por problemas económicos o familiares, uso de medicamentos, drogas o alcohol.

En la mayoría de los casos es necesario contar con un tratamiento farmacológico, así como también la Terapia Cognitiva, ya que esta se focaliza en el pensamiento y en la forma en que la persona construye su creencia, su propia imagen y la de los demás y la Terapia Racional Emotiva de la Conducta, porque esta se fundamenta en las ideas de las terapias cognitivas y es muy buena para ayudar a involucrar de forma activa al paciente en su propio proceso de recuperación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here