Un muerto PARAO!

367

 Velorio de “Pedro Cebollita” en PR causa asombro entre dominicanos de Nueva York. 9:27 AM – NUEVA YORK._ Aunque no es nada nuevo lo de funerales extravagantes, cuando los medios locales difundieron la imagen desde Puerto Rico en las que velaron “parao” a un hombre asesinado a balazos en circunstancias no aclaradas y apodado “Pedro Cebollita”,  el asombro arropó de inmediato a cientos de dominicanos y latinos de otros países radicados aquí.

Y es que los quisqueyanos como los oriundos de otras naciones de América Latina, no sólo guardamos un alto grado de respeto por los muertos, sino que consideramos que es ese es el momento más solemne y augusto, la despedida final de la tierra de cada ser humano.

A “Cebollita” cuyo nombre de pila es Angel Pantoja Medina, lo velaron no sólo “parao” o de pie como él había pedido en vida, sino que fue por tres días y colocando el cadáver en un rincón no de una funeraria, sino de su casa, elementos que aumentaron aún más el asombro de todos.

Para muchos, eso no se debe hacer nunca con un muerto aunque sea el que se muera que lo exija en vida y para algunos es una tremenda falta de respeto a la memoria de un difunto, pero resulta que los deudos de “Cebollita”  se sentían obligados a cumplir los últimos deseos de su pariente “o éste podría salir por las noches y venir a reclamarnos el porqué no cumplimos”.

El occiso tenía 24 años de edad y lo vistieron a lo “Go-Go”, con una gorra de los Yankees de Nueva York de esas que tienen alegorías que usan algunas pandillas en la urbe y hasta le daban besos en la mejilla al muerto.

Carlos, un hermano del fenecido “Cebollita” le dijo al diario El Nuevo Día de Puerto Rico que el velorio se hizo de esa manera, “porque eso era lo que él quería: que lo veláramos parao, firme como era en su vida”.

El cuerpo sin vida de Medina fue encontrado el pasado viernes debajo de un puente en Santurce (Puerto Rico) , cerca de la casa de su madre con varios disparos y la policía dice que está investigando el crimen.

La propia madre de “Cebollita” ordenó que se cumpliera su último deseo de velarlo parao ya que el fenecido cada vez que moría una persona de su comunidad siempre repetía lo mismo: “cuando me muera quiero que me velen de pie”.

¿Cómo lo lograron?

Damaris Marín, dueña de la funeraria que hizo los arreglos dijo que la clave para mantener el cadáver de “Cebollita” durante tres días en “pie” y que no se cayera fue el tipo de embalsamiento usado y que garantizó que el cuerpo no quedara “ni muy duro, ni muy blandito”, pero advirtió que no podía ofrecer más detalles acerca del procedimiento por razones “éticas”.

El cadáver fue colocado en el rincón del apartamento de su madre situado en un complejo de viviendas públicas de Hato Rey. Además de la gorra de los Yankees, le pusieron una camiseta negra sobre otra manga largas de color blanco, gafas de sol y una cadena larga con una cruz.

NO ES LA PRIMERA VEZ

Aunque “Cebollita” fue velado como enterraban a los faraones del antiguo Egipto, no es la primera vez que se conoce de velorios extravagantes.

Los casos del rey Tuntakamón quien pidió que se le construyera una cripta personal y de la actriz porno y modelo estadounidense Anna Nicole Smith a quien le pusieron un lujoso traje y la arroparon con una costosa manta forrada en piedras que imitaban los diamantes, ilustran las excentricidades de esos funerales.

Pero a diferencia de estos, a “Cebollita” lo velaron parao, cosa que se ha visto muy pocas veces o ninguna en el continente. Una cosa es que es posible que talvez más extravagantes de ahí se hagan o se hayan hecho funerales y otra que se les haya dado publicidad abierta.

Casi siempre, ciertos ritos con los muertos y la muerte con de carácter muy íntimo por lo que casi nunca trascienden al público.

El doctor Edwin Crespo antropólogo de la Universidad de Río Piedras dijo que “Cebollita” quiso enviar el mensaje de que aún después de muerto, seguía “vivo, en pie”.  Recordó que ciertas extravagancias en los funerales comenzaron el siglo XIX cuando los deudos hacían fotografías de los cadáveres, se tomaban fotos de los muertos en los ataúdes y ahora es hasta un negocio, porque se venden camisetas con las imágenes de los fiambres.

Al científico le llamó la atención que “Cebollita” quien murió a los 24 años de edad estuviera planificando su velorio desde hace seis años.  “Si les pregunto a mis estudiantes que están entre 18 y 25 años, ninguno me va a decir que ya está planificando su funeral”, añadió el profesor.

Terminó diciendo que el último deseo de “Cebollita” llama la atención, no porque viole la tradición, sino por la novedad del velatorio.

En Estados Unidos es costumbre que los oficiales de cárceles federales y estatales en las que se ejecutan prisioneros sentenciados a muerte, se les deje pedir un último deseo. Muchos han solicitado suculentas cenas, otros que la familia no esté presente y algunos han pedido hasta mujeres.

Pero para la mayoría de los dominicanos que comentaron el velorio, a los muertos se les debe respetar, dependiendo de los últimos deseos que pidan.

Fuente:http://www2.elnuevodiario.com.do/app/article.aspx?id=116273

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here