La ciencia confirma que leer cambia nuestro cerebro

20
La ciencia confirma que leer cambia nuestro cerebro. (Foto: Pixabay)

Todos dicen que leer ayuda de muchas maneras, pero ya se comprobó que le da beneficios a nuestro cerebro. Aquí te contamos todo

Por Sergio Hidalgo

Todos hemos escuchado, ya sea en viva voz de algún profesor o en alguna campaña de fomento a la lectura, que leer nos hace mejores personas.

Pero, más allá de una cuestión moral o de incremento de nuestro conocimiento, la ciencia parece haber descubierto que leer nos cambia más de lo que pensamos.

Así es, una investigación científica descubrió que la lectura afecta directamente a nuestro cerebro.

A continuación te contamos todo lo que se sabe sobre la forma en que el cerebro cambia por los hábitos de lectura.

(Foto: Pixabay)

El cerebro y la lectura

Existen muchos tipos de lectores, desde los jóvenes que disfrutan leer fantasía y ciencia ficción hasta los estudiantes universitarios que leen en una semana varios libros técnicos de cientos de páginas para pasar un examen.

Muchos, más allá de las obligaciones escolares, disfrutan toda la vida leer un buen libro, sin importar el género. No es raro encontrar en los parques, cafés y en los asientos del transporte público a muchos lectores apasionados con sus libros.

Justo por ser, en apariencia, seres pasivos la mayoría no se da cuenta de que tienen un sistema neuronal más desarrollado que el común de los humanos, pero así es.

Investigaciones recientes han descubierto que leer ayuda a desarrollar nuestras capacidades cerebrales más allá de lo normal.

Leer y las neuronas cerebrales

El neurocientífico español Manuel Carreiras dirigió un estudio con investigadores de diferentes partes del mundo que afirma que el cerebro de los lectores contiene una mayor concentración de materia gris.

De acuerdo con la investigación, la lectura ayuda a construir redes neuronales más firmes y eso permite una mayor concentración de materia gris, la que comunica a los dos hemisferios cerebrales.

Para llegar a sus conclusiones, el equipo a cargo de Carreiras midió la actividad neuronal de un grupo de adultos recién alfabetizados con la de otro grupo de lectores veteranos.

“Al leer, tres áreas de la corteza exterior del cerebro trabajan: el lóbulo frontal, encargado de procesar las imágenes; el lóbulo occipital, que asocia los símbolos que percibimos, o sea, las letras con un significado, y también el lóbulo temporal. Se ven claras diferencias morfológicas entre los cerebros de aquellos que leen y aquellos que no”. indicó Carreiras.

De acuerdo con las palabras del investigador, los lectores desarrollan más ciertas áreas del cerebro, el lóbulo frontal para construir en nuestra cabeza las imágenes de lo que leemos; mientras que para la asociación de símbolos (las letras) echamos mano del lóbulo occipital.

Algunas lecturas son mejores que otras

Ya sea lectura tradicional o lectura digital, comprender las palabras de un libro es una tarea ardua para el cerebro.

“El cerebro es un órgano muy plástico. Y leer es para la mente como ir al gimnasio. Desencadena procesos complejos y automatizados. Por eso nos parecen tan simples”.

De tan común, a veces obviamos que la lectura es compleja. Leer implica un dominio del lenguaje, pero también la habilidad para descifrar los símbolos gráficos y la capacidad de construir imágenes entorno a ellos. Todo en cuestión de segundos.

“Además, cuando leemos un texto predecimos, rellenamos. Hay procesos de reconocimiento de palabras. La lectura es dinámica y se hace salteando letras y pedazos de palabras. Por eso, para ejercitar la memoria y retrasar los síntomas del Alzheimer la mejor recomendación es leer habitualmente y hablar una segunda lengua”

Eso sí, el experimento de Carreiras también indica sí importa el tipo de lectura que realizamos. No es lo mismo leer un cómic de Archie que un libro técnico, y no tiene que ver la calidad de la lectura en esto, sino la forma en que ésta estimula a nuestro cerebro.

Un texto complejo estimulará mejor nuestras neuronas, y un libro demasiado sencillo no nos ayudará a pensar mejor.

Resumiendo y explicando todo de manera simple, la lectura constante nos aporta una predisposición a crear relaciones mentales de mayor calidad, pero es igualmente importante tomar en cuenta el tipo de información que leemos.

La lectura en México

Fuente:

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here