spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
InicioNoticiasEstocolmo, 1912

Estocolmo, 1912

La V edición de los Juegos Olímpicos modernos se celebró en Estocolmo, Suecia, entre el 5 de mayo y el 22 de julio. La participación seguía aumentando respecto a la edición anterior, y 28 países compitieron en 13 deportes y más de 100 especialidades con un total de más de 2500 atletas. La ceremonia inaugural la presidió Gustavo V. Era la primera vez que no coincidían con una Exposición Universal y se desarrollaron en 15 días, hecho sin precedentes que centraban la atención e nlos deportes y que sin duda favoreció al evento.

Tras los incidentes de Londres 1908, donde problemas políticos empañaron el espíritu fraternal entre naciones que se pretendía originariamente para unas Olimpiadas, Estocolmo demostró que el deporte y la política deben diferenciarse y la conjura fue un éxito. Mejoró con creces las cuatro ediciones que le precedían. Se construyó un estadio con apariencia medieval que caracterizó la edición y se introdujeron mejoras que optimizaron las decisiones arbitrales, como es el caso del cronómetro eléctrico y la foto finish.

El estadio, con un aforo de 32.000 espectadores se mantuvo lleno todos los días de competición, lo que consagró el olimpismo como evento de interés público y donde por primera vez se lograron beneficios económicos. También se inauguró en esta edición la costumbre de subir a los tres atletas mejores clasificados de cada prueba a un podio, sobre el que se izaron las banderas respectivas a cada nación.

Una de las figuras de aquellos Juegos fue Jim Thorpe, un indio americano que representaba a Estados Unidos y que ganó las pruebas de decatlón y pentatlón. Su nombre originario era Wha-Tho-Huk. Tras la publicación de unas fotos donde aparecía Thorpe en un equipo profesional de béisbol, el COI decidió despojarle de sus medallas acusado de profesionalismo. Durante el resto de su vida el atleta nativo reclamó sus medallas y no fue hasta Los Ángeles 1984 cuando sus nietos recibieron de la mano de Samaranch el merecido reconocimiento. Burt Lancaster llevó la historia al cine.

Los Estados Unidos coparon las medallas de atletismo y Suecia logró buenos resultados con su entrenador Ernie Hjertberg, de formación estadounidense y conocedor de sus técnicas. En lucha los protagonistas fueon Klein y Asikainen, que disputaron una final que duró once horas hasta caer de lado de este segundo, uno de los cinco finlandeses olímpicos. El fútbol fue por primera vez protagonista y los orgullosos inventores británicos se alzaron con el oro. El finlandés Hannes Kolehmainen comenzó su leyenda haciéndose con tres oros en las pruebas atléticas de mayor distancia, que consagraría años después en Amberes. K.K.McArthur, un policía montado de Sudáfrica, se impuso en la prueba de maratón, la más dura y que creaba mayor expectación de los Juegos. Desgraciadamente, el atleta portugués Francisco Lázaro falleció durante la carrera. La anécdota más curiosa del evento, y probablemente de la historia del olimpismo, la protagonizó en esta misma prueba el japonés Shizo Kanakuri, que desapareció durante la prueba y no volvió a saberse nada de él hasta 1966, cuando tras ser ubicado declaró que se paró a beber agua y decidió abandonar el país sin decirle nada a nadie.

El medallero quedó más repartido que en las ediciones anteriores y fue otra vez Estados Unidos el país que consiguió mejores resultados. Un total de 63 medallas, 25 de ellas de oro, le llevaron a lo más alto seguido de suecia muy de cerca con una menos de oro pero dos más en la general. El tercero fue Reino Unido, con 10 oros y 41 podios en su haber.

Fuente: 

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
Carreta Mata del Jobo – (frente a Villa Nolasco)spot_img