spot_img
IniciomasEl imperialismo del béisbol

El imperialismo del béisbol




blankPor: Luís Amílkar Gómez
Observando los juegos del Clásico Mundial de béisbol y sus ridículas limitaciones me vino a la mente aquel tremendo partido de 16 entradas, que libraron el criollo Juan Marichal y el norteamericano Warren Spahn.

Ese juego sirvió como marco al duelo más grande entre dos lanzadores que se halla escenificado jamás en las ligas mayores de béisbol.




El partido tuvo como escenario el Clandestick Park de San Francisco, California. Tuvolugar el 2 de Julio del 1963.

El Monstruo de Laguna Verde ganó ese juego 1-0 gracias a un jonrón del inolvidable Willie Mays. Marichal lanzó dieciseis ceros esa noche.

Era un tiempo en que los lanzadores salían al montículo preparados a lanzar un juego completo. Era un tiempo donde se jugaba pelota romántica basada en pura competencia y orgullo propio.

En estos tiempos, cuando un pitcher llega a la quinta entrada comienza a mirar para el dogout como preguntándole al dirigente «me va a dejar aquí?».

Pero donde se ha llegado al colmo es con las trabas que tiene el Clásico Mundial relacionado a los lanzadores y a la forma en que se organiza este evento que está cobrando en cada edición más notoriedad.

Si un pitcher tira 30 lanzamientos ó más no puede lanzar al otro día. Si lo hace en dos días consecutivos, aunque no haya alcanzado la marca de los 30, debe descansar un día.

No debe lanzar 65 ó más lanzamientos en la primera ronda, 80 ó más en la segunda y hasta 95 en un juego por el campeonato and bla, bla ,bla.

Encima de eso, también están las recomendaciones que cada equipo hace acerca del uso de sus jugadores en el evento mundial.
Por ejemplo, los cerveceros de Milwaukee recomendaron al manager de México que su estelar, Yovanni Gallardo, solo podría utilizar 50 lanzamientos en su primera salida.

De acuerdo a la gente del clásico, que no son otros que los dirigentes de las Grandes Ligas de Estados Unidos, esos reglamentos existen para proteger a los lanzadores.

En la parte organizativa se nota preferencia por colocar a ciertos equipos en una posición de ventaja sobre los otros. Por ejemplo, el equipo de Puerto Rico juega su primer juego contra España y los dos favoritos del grupo C, Venezuela y República Dominicana, se enfrentan en la primera fecha.

De esa manera, acomodan a Puerto Rico para que quede 1-0 y uno de los grandes quedará 0-1.Asi las cosas, los boricuas necesitan solo una victoria más para avanzar a la segunda ronda en los próximos dos juegos.

También, la selección de Estados Unidos quedó en el grupo D con Canadá, México e Italia. Primero, la selección estado unidense no tiene ninguno de los grandes en su grupo, por lo que el peligro de no clasificación en la primera ronda se reduce al mínimo.

La otra parte que intriga sobre la conformación de los grupos es el equipo cubano. Al parecer, los mismos fueron conformados por ubicación geográfica.

Sin embargo, el equipo de Cuba fue enviado a Asia a jugar contra Japón, Corea del Sur y China Taipei que son equipos que le ganan a cualquiera.

¿No le quedaba más cerca a Italia viajar al Japón?

El Clásico Mundial es una gran idea pero debe ser organizado mejor y en otra época del año donde los jugadores gocen de plenas facultades físicas para evitar todas estas limitaciones.

Además, los equipos de las Grandes Ligas no deben interferir en el deseo de algún jugador de querer representar a su país. Muchos peloteros aducen que sus equipos los presionan para que no participen.

Aun que tanto Felipe Alou como Ricardo Carty, dos veteranos que saben lo que dicen, aseguraron recientemente que son los mismos jugadores que usan la excusa de los equipos para no participar.

El estelar relevista dominicano, Fernando Rodney, le tiró una recta a 98 millas por hora a aquellos peloteros criollos que se negaron a participar diciendo que «para representar la patria no se necesita permiso».

Todas esas restricciones deben ser corregidas si se quiere de verdad la expansión de este deporte a nivel mundial.

De lo contrario, los juegos del Clásico seguirán siendo simples juegos de entrenamientos primaverales.

O el imperialismo también se impondrá en el béisbol.




ARTICULOS RELACIOANADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Coopsano

809-580-2378spot_img

Supermercado Doble A

809-580-2204spot_img

Ferreteria Genere

809-580-2929spot_img

Con tu ayuda seguiremos trabajando.

blank

El Nuevo

spot_img