DOS HERIDOS, GUAGUAS DESTRUIDAS Y CIENTOS DE PASAJEROS VARADOS

233

Por: Rafael Pujols y Marcelo Peralta.
Esperanza, Valverde-. Dos choferes heridos de balas, autobuses destruidos y cientos de pasajeros varados tras un enfrentamiento a tiros, este martes entre miembros de la Asociación de Dueños y Choferes de Guaguas del municipio de Mao-Esperanza-Santiago o Expreso Bello Atardecer y el Expreso Liniero que cubre la ruta desde Dajabón hasta Santiago.

Los enfrentamientos entre ambos gremios del transporte público de pasajeros se suscitaron en el Cruce de Esperanza, cuando un minibús del Expreso Liniero supuestamente tomó pasajeros en una parada ubicada próximo a la del Expreso Bello Atardecer, lo que originó un tiroteo, que obligo a los presentes a resguardarse para no ser alcanzados por una bala loca.

Los choferes heridos fueron identificados como Casimiro Vargas, mejor conocido como Roberto; y otro sólo identificado como Nea Martínez, ambos de la Asociación de Guaguas Mao-Esperanza-Santiago, los cuales fueron ingresados en un centro de salud privado de este municipio para ser operados de urgencia.

También dos unidades del Expreso Bello Atardecer resultaron con sus cristales rotos y con impactos de bala, según se pudo contactar en el parqueo de su terminal en el Cruce de Esperanza.

El gremio choferil que cubre la ruta desde Mao hasta Santiago se opone a que las unidades del Expreso Liniero tomen o monten pasajeros en una parada donde venden carnes salada en el Cruce de Esperanza cuando estas unidades suben desde de Dajabón, sólo permitiéndoles bajar pasajeros o recoger los que van hacia esa ciudad fronteriza.

Luego del enfrentamiento que dejó el saldo de los dos heridos, los choferes del Expreso Bello Atardecer se apostaron en el Cruce de Esperanza con la intención de tomar represalia contra los de Dajabón, paralizándose el transporte desde Santiago hacia las provincias de Montecristi, Dajabón y Valverde.

De su lado, la Oficina Técnica del Transporte Terrestre (OTTT), designó como mediador en este conflicto a su supervisor en la provincia Valverde, César Flores, quien inició las conversaciones con ambos sindicatos envueltos en el problema y que producto de un mal entendido algunos choferes trataron de agredirlo físicamente.

El funcionario de la OTT negó que este cogiendo dinero para irse de un solo bando como algunos choferes del Bello Atardecer han insinuado, tras afirmar que cualquier decisión que tome ese organismo regulador del transporte debe ser acogida por las dos rutas.

En cuanto a la agresión de que fuera objeto por parte de uno de los choferes que cubren la ruta Mao-Esperanza-Santiago, solicitó al presidente de dicho sindicato a tomar medidas disciplinarias contra esa persona «que se mostro grosera y agresiva», hasta el extremo que en una ocasión, según dijo Flores, le atravesó una guagua para vociferarle cosas impublicable.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here