DANIEL RODRIGUEZ: HOMBRE SINGULAR Y EJEMPLAR

237

Por: Marcelo Peralta y Juan Pablo Bourdierd (JPB)

SANTIAGO RODRIGUEZ, R.D.- La escuálida y erguida figura de Daniel de Jesús Rodríguez Gómez , nacio  el 28 de noviembre de 1953, se nos ha quedado para siempre en la memoria.

Así nos llega el estratega deportivo y de un gran espíritu.
Fue nuestro mánager de cuando jóvenes jugábamos béisbol.
Confeccionaba en su máquina de pedal, nuestros uniformes.
Es un hombre brillante e ingenioso.
Un sabanetero singular.
Hombre que respeta los seres humanos.
Modesto por demás.
Pese a los contratiempos, se sabe sobreponer y dedicarse a lo que le apasiona.
A transitado desde los caminos del trabajo, del arte, deportista y ahora ejerce la abogacía.
Ha transitado por difíciles senderos en su la vida, que lo hacen un hombre singular.

Los recuerdos transmitidos por algunos de sus familiares, coinciden que desde niño ha sido muy inteligente.
Todo puede ser fuente de inspiración, desde un amanecer hasta un atardecer.

No hacen falta alas para hacer un sueño, sólo basta con tener las manos saludable, bastan con no apretarse del pecho, basta con las piernas ágil y de poner todo el empeño y ser perseverante.

Daniel Rodríguez es un hombre de meditar profundo y se bate duro con la vida.

Parece como si la luna iluminara los estantes donde deposita sus libros y descubrir cosas aunque el polvo se acumula sobre ellos.

No se sorprende al escuchar un rumor tenue, un toc-toc impreciso a la vuelta del pasillo.
Tantea con cuidado las paredes, estrecha con suavidad la mano cuando saluda a un amigo

Fiel amante de la cultura, un hombre ejemplar, que decidió estimular sentimientos, ideas y corazones en las personas en su barrio Bolsillo, especialmente a los jóvenes para alejarlos de los vicios.

Siempre puso por encima de todos sus compromisos la voluntad de hacer de los niños de su barrio los mejores estudiantes y crecer con la ternura y la responsabilidad de ser en el mañana hombres de bien y alejados de las tentaciones que general los vicios.

A veces los límites son precisos, otras ellos se desdibujan, pero Daniel Rodríguez siempre incorporó a los niños y jóvenes al deporte y la cultura, logrando los éxitos los objetivos que perseguía en cada actividad.

Daniel Jesucita como lo conocen en su barrio Bolsillo, está acostumbrado a trabajar con ideas, por lo que es un hombre habituado a los retos y los desafíos.

Vive en un mundo de amor y esperanza que colman de luz su vida y su hábitat.
El ve el mundo color violeta.

Le da tonalidad a lo que hace, poniendo por delante a Dios, luego la elegancia, el respeto, el amor, la ternura y la fidelidad.

No simboliza la frialdad, la tristeza ni mucho menos la imprudencia.

Nunca pone barreras a nadie en el camino; al contrario, vive cada día con el reto de crecerse ante los problemas.

Por su capacidad se distingue de los demás.

Fue sastre, dirigente cultural y deportivo, hoy es un buen abogado en pleno ejercicio del deber.
Y padre ejemplar.

¡Hasta la próxima entrega!

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here