Cuando un pueblo no defiende sus edificaciones simbólicas

611

Por: Ricardo González Quiñones – Escritor
Han ido cayendo, uno por uno, ante la mirada inquebrantable, la inmadurez soslayada y la penumbra de lo desconocido, de sus propios habitantes.

Todos nuestros monumentos, nuestros hitos que nos identifican y nos distinguen de las demás provincias del país, nuestras reliquias dentro de las cuales se ha escrito la historia, han sido «cercenadas» por las autoridades de turno.

Ahora le ha tocado a la Escuela Ana Joaquina Hidalgo, antes José María Serra y mucho antes Julia Molina. Este sábado pasado, cruzando por su frente, observé que la estaban «remodelando», y al querer entrar, oh! Sorpresa, pues resulta que sus pisos todos de mosaicos, hechos con todo el criterio, con los que se hacían algunas cosas en la «era», están siendo sustituidos por unos pisos de granitos «sancochados», una amalgama de cemento crudo con algunas piedras en su interior.

Una especie moderna de cambiar oro por espejitos.

Oh! Dios santo, dónde están las autoridades de educación de mi pueblo Sabaneta?
Creen ustedes que hay que ir a estudiar a París, para no darse cuenta de esta barbarie.
Dónde están los arquitectos que viven en Sabaneta?
Cómo es posible que quiten un piso de mosaicos puestos en el 1950, hace 64 años, para colocar uno de granito aun crudo?
Dónde diablos está ese pueblo indignado y empoderado al mismo tiempo?

Cuando estas cosas pasan en los pueblos, y sus habitantes no se dan por enterados, me viene a la memoria aquella máxima de Martín Niemoller que comienza más o menos así: «cuando los nazis vinieron a llevarse los comunistas, guardé silencio, pues yo no era comunista………»

Antes de esta barbarie, nuestras «autoridades competentes»:
Dañaron la Iglesia San Ignacio de Loyola
Dañaron el Parque Patria, antes Ramfis, ahora Don Juan Rosado.
Dañaron el Monumento a los Héroes de la Restauración.
Dañaron La Casa Consistorial.

Sin embargo, no hay nadie detenido, nadie amonestado, nadie les ha reclamado a todos estos individuos, una explicación de cuáles razones los han llevado a hacer estos daños históricos.

Cuando Santiago Rodríguez sea una «Provincia Eco-turística«, no habrá ni siquiera un Yaguajai para mostrarlo.

De qué material estamos hechos los sabaneteros?
De qué diablos sirvió que murieran Pedro Thomas, Antonio Batista y José Mártir.

Hasta pronto, Dios querrá

Ricardo González Quiñones
Sabanetero

Escuela_AJH_2014_4

Escuela
Escuela
Escuela
Escuela

2 Comentarios

  1. Lamentablemente las personas no se involucran en los problemas y realmente es la única forma de cambiar en algo todo lo que nos rodea.
    A propósito ahi les dejo la fábula : La trampa para Ratones, quizás algunos se animen a cambiar de actitud:
    —-

  2. Que triste ver Como desbanece la cultura de mi pueblo & saber que hace unos 10 años esta fue mi casa donde me eduque honrrada mente y Como olvidar Cando jugaba con mis compañeros en Estos pasillos, agora mi pregunta es donde estan las autoridades d

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here