Villa Polín, o los números rojos de los barrios más empobrecidos de Sabaneta

774


Por Ricardo González Quiñones
      Escritor
A lo largo de los últimos cincuenta años, nuestras autoridades municipales y provinciales, no han sido capaces de cuantificar un solo sector de nuestro municipio. Sus funciones han sido, recoger basura, darle una pastilla para la presión a un infeliz ciudadano, crear «empleos» sin trabajar y despachar «a la manigua de brutos una porción».

Hace unos meses, y por separado, dos precandidatos a dirigir la Alcaldía de Sabaneta, se me acercaron para pedirme un desglose desde el punto de vista urbano, de los sectores más marginados y marginales de nuestro municipio. En su momento les daré los nombres de estos precandidatos (aun no lo he consultado con ellos para hacerlo público), pero si me ha sorprendido sus inquietudes por conocer el municipio desde el cordón de miseria hacia el casco urbano. Léase desde afuera hacia dentro.

Con mis muchachos de la Universidad, tomé dos sectores (Villa Polín y Mejoramiento Social), y lo levantamos en lo urbano. Esta será mi primera entrega de una serie de datos y números rojos que arrojan estos sectores y de cómo hemos vivido de espalda a nuestros propios hermanos que solo son utilizados en tiempos de engaños.

 

Villa Polín:
Contiene 761 familias con un aproximado de 4, 186 habitantes.
332 viviendas de la totalidad están en muy mal estado.
El 98% de las calles no tienen Nombre, el 67.30% están sin asfaltar.
En el sector hay 12 bancas de apuesta, solo dos barberías y dos talleres de herrerías.
4 salones de belleza y 19 colmados.
El 87% de las viviendas son vulnerables y el 98% tienen servicios de electricidad.
El 62% de los ciudadanos dicen que el nivel de delincuencia es alto.
Un 32% es bachiller y el 15 % no sabe leer ni escribir.
El 57% es desempleado, un 24 % trabaja en el sector público y el 16% en el privado.

 

Estos son los primeros datos arrojados en nuestra investigación de este sector. He creído siempre que estas herramientas deben tenerlas los Ayuntamientos para poder trazar un plan de mejorar las condiciones de vida de este cordón de miseria que está a ojos vista de todos nosotros.

 

Pero oigan bien, no es llevándole funditas de comida y un «moisés» a una embarazada, que esto se resuelve. Es aplicando métodos que puedan amortizar ese 57% de desempleo que existe en el sector. Es, sobre todo «enseñándolos a pescar», no regalándole el pez.
Si les asfaltan sus calles, sus viviendas adquieren un valor agregado y su sector se viste de limpieza. Ellos también pagan impuestos cogollo.

 

Si ustedes como «autoridades», necesitan otros datos, no tarden en pedírmelos, pues creo que esto es un asunto de todos. Yo los tengo para buscar alguna luz al final de este túnel que ustedes mismo le han creado con estos pobres ciudadanos. Y se los voy a proporcionar con todo el gusto.

 

Creo que las futuras generaciones, si ustedes no las siguen atosigando de bachatas y reggaetones, los van a juzgar en su justa dimensión a cada uno de ustedes como autoridades.

 

Hasta pronto, Dios querrá

Ricardo González Quiñones
Sabanetero

6 Comentarios

  1. Muy cierto Ricardo deberíamos tener un plan de parte de nuestras autoridades para tratar de detener un poco la velocidad del abismo social al que nos vamos precipitando cada vez más rápido

  2. Hay uno datos que deberian dares a conocer. cual es el porcentaje de los habitantes de el barrio que proceden del campo, que porcentaje proviene de Sabaneta y cuantas generaciones atras llego la cabeza de familia al pueblo.

  3. Excelente pregunta José Luis, porque esos datos nos darán una idea de por qué los campos están abandonados.
    Te los voy a contestar con mucho gusto:
    73.6% provienen de las zonas rurales de la provincia.
    9.2% de otros pueblos u otros campos que no s

  4. Con mucho gusto Carmen:
    Al Norte el rio Los Tomines.
    Al Sur la calle Sánchez
    Al Este la carretera Sabaneta-Martín García
    Al Oste la calle del parque que colinda con el Center Field
    del play Adolfo Báez y que no está rotulada.
    Saludos
    Ricardo

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here