UN PRESIDENTE Y UN GOBIERNO SOLIDARIO

260

Por: Dr. Bienvenido Segura

En la fiesta de navidad el mundo cristiano celebra con júbilo y alegría el nacimiento del niño Jesús. Esta época es propicia para manifestar y demostrar los sentimientos de amor y solidaridad a todos los seres humanos, sin importar su condición social, creencias religiosas, color de la piel ni preferencias político-partidarias. En definitiva, en la navidad la familia se reúne para compartir sanamente y los amigos se reencuentran para fortalecer sus afectos.

Como es costumbre, cada año para los días de navidad y noche buena, el gobierno del Presidente Leonel Fernández y el Partido de la Liberación Dominicana dispone de recursos financieros para extender su mano amiga y solidaria a la mayoría de las familias pobres y humildes del país para que éstas puedan sentarse a la mesa y compartir los alimentos como es tradición.

Mil millones de pesos invierte el gobierno para que alrededor de un millón de familias reciban cajas navideñas que contienen arroz, carne de pollo, habichuelas, guandules, vino, azúcar, ponche, salsa, golosinas y hasta su “pote de ron” para que los adultos gocen, se diviertan, celebren y olviden así sea por momentos cualquier problema o dificultad que les perturbe o preocupe.

Al propio tiempo, la presente gestión gubernamental a través de Los Comedores Económicos ofrece también una “cena navideña” a miles y miles de familias, gracias a varias cocinas móviles diseminadas por todo el territorio nacional que proveen los alimentos cocidos a los participantes. Esta actividad se desarrolla simultáneamente en espacios públicos ubicados en cada uno de los municipios cabeceras de las 31 provincias y el Distrito Nacional.

Hay quienes critican estas acciones señalando que las raciones alimentarias donadas por el gobernante solo resuelven el hambre o la necesidad de un día, pero la realidad es que con esto se promueve la unidad de la familia que tiene la oportunidad de sentarse a la mesa, para dialogar, sonreír, hacer una oración y compartir con alegría algo tan importante como es la cena de noche buena.

El espíritu de solidaridad, de amor y afecto hacia los dominicanos y dominicanas que manifiesta y expresa el primer mandatario de la nación al realizar una vez más y como es costumbre en cada navidad esta jornada de donación de alimentos se debe valorar en su justa dimensión, independientemente de las pasiones político-partidarias o de cualquier otro interés particular o individual.

Reitero mi complacencia al observar la sonrisa y la alegría en el rostro de las personas beneficiadas y ojalá que la mano amiga del Presidente Leonel Fernández y el Gobierno del Partido de la Liberación Dominicana siga llegando con acciones de esta naturaleza a cada uno de los hogares del país. Estas son acciones dignas de imitar. Definitivamente la República Dominicana tiene un presidente y un gobierno solidario.

 

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here