Tengo una mata en mi casa

0
973
Dilmarys Cuello

Por: Dilmarys Cuello.

Vivencias que dejan moralejas.

Gracias a un grato amigo, en una conversación muy amena me comentó sobre lo último en la música moderna y resulta que esta joyita es lo que más se ha pegado y además de eso tiene más visto que Jesucristo, la película.

Es una cosa que le llaman canción de un cantante medio raro, que con ese tema tan sugerente anda recibiendo más que vistos en las redes que cualquier discurso de Gandhi en esta época. ¿Qué nos pasa? De verdad perdimos todo. Cuando escuché la canción debí hacerlo varias veces, no porque a la primera no me gusto, en fin a la última tampoco me gusto, no, nada de eso, sino por el hecho de que no podía comprender como una cosa así, primero se pega, segundo encuentra quienes la reproducen para su consumo recreativo y tercero cómo las AUTORIDADES ”permiten que cosas como esas suenen en la radio, se vean en la televisión y se promuevan por las redes también. Puede alguien decirme ¿Qué nos pasa?

Será que esa canción retrata fielmente en lo que realmente está la sociedad dominicana, en especial la que ha sido más olvidada y que desgraciadamente al parecer van a seguir siendo olvidados pues la verdadera desdicha de esta gran parte de la población, es sin duda ser pobres. Es que los “ricos” no consumen esa música, pues los ricos tenemos muchos libros en la cabeza como para querer que una “mata” nos llene de humo el alma.

No puedo, no quiero y en honor a la verdad no me atrevo a sugerirles que vean el video y oigan la canción para que me entiendan. ¡Estoy alarmada! Es que si solo ven el video verán la droga, como se consume, como se invitan a personas a consumirlas, como el humo invade no solo la casa del personaje principal, sino como el “humo sube hasta la terraza de la vecina”y solo con una letras pequeñas al final del video, muy pequeñita para quienes están buscando y consumiendo esa música, dicen que todo lo que ahí se ve, es artificial y de uso comercial” o algo así. Ahora si oyen la canción, notaran la voz más fea que he oído jamás, y las letras más violentas que se pueden poner ante oídos humanos…… tengo mil preguntas. ¿Dónde está la comisión de espectáculos públicos y radiofonías? Es que solo están para vender carnet, digo esto pues cada vez que lo renuevas o algo por el estilo, te cobran. ¿Dónde están los dueños de la emisora, que se viran como arañas cuando afectan directamente sus intereses? Y ¿Donde están las asociaciones de comunicadores”que tanto usan sus medios para denunciar tantas idioteces como si fueran ofensas nacionales? Carajo ¿Dónde está el presidente de esta república, para que ponga freno por lo menos a esto?

Me repugna y  de que manera, el saber que mis alumnos y alumnas van a encontrar un mundo hostil, despiadado, vagabundo, sin criterio, sin moral, sin autoridad, violento, sensual en demasía, porque no decirlo, con drogas hasta los tuéstanos. No tengo base legal para asegurar que vivimos en “un narco estado,”pero al escuchar esa porquería por no poner excremento en mi boca, no tengo porque dudarlo.

Tal vez demando mucho a los demás, tal vez exijo demasiado a unas autoridades que promueven la vagabundería desde el estado, pero estoy haciendo mi parte. Desde las aulas en donde me toca estar diariamente, con el abrazo que doy a mis alumnos y alumnas, desde el pulpito cuando me dan el privilegio de predicar, desde los grupos sociales en los que me involucro y por supuesto desde mis vivencias.……

Yo quiero tener muchas matas en mi casa, quiero una de Cayena, otra de Lirios, otra de la Flor de Bayahibe, otras de Caobas, otras de Pino y otras. Les invito a sembrar muchas matas en sus casas pero traten de sembrar mucho más en sus mentes, no sea que el humo de estos “cantantes ”nos llene de M…

La Biblia dice: Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si hay algo que merece alabanza, en esto pensad.” Filipenses 4: 8

COMPARTIR

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales).