San Ignacio de Sabaneta, pueblo receptor de intelectuales

909
Willian Yamil Estévez Peralta - Estudiante de término.

Por: Willian Y. Estévez Peralta.
San Ignacio de Sabaneta, Santiago Rodríguez, RD. – ha tenido la gloria de ser la cuna donde se gestó la epopeya heroica más importante de nuestra historia: La Guerra Restauradora (1863-1865), nuestra verdadera independencia, como aseveró el insigne educador, Eugenio María de Hostos; además, Sabaneta ha sido albergue de célebres y acrisolados intelectuales que han residido en nuestro hermoso terruño.

El primero de ellos fue el poeta y fundador del Postumismo, Domingo Moreno Jiménes, quien era hijo de Domingo Moreno Arriaga y de la sabanetera María Josefa Jiménes. El Sumo Pontífice de la Colina Sacra vino en 1918 desde Montecristi, a dirigir la Escuela Mixta Graduada de Sabaneta. Aquí escribió los poemas «Extraviado», «Melancolía» y «Vesperal», así como dos partes de su célebre poema: «A la hija reintegrada», la primera y la tercera; la segunda la escribió en Montecristi.

En ese mismo orden, en los años treinta del pasado siglo se estableció en Sabaneta, Pedro María Archambault, periodista e historiador. El citado intelectual vino a cumplir funciones públicas y aprovechó la oportunidad para investigar sobre el proceso histórico de la Restauración de la República, cuyo resultado fue un importante libro, titulado «Historia de la Restauración», (1938) donde establece la primacía del general Santiago Rodríguez en el movimiento emancipador de España y la importancia de Sabaneta como Cuna de la Restauración.

En 1949, el más grande investigador de Ciencias Naturales que ha dado la República Dominicana, Eugenio de Jesús Marcano Fondeur, viene a laborar como contable en nuestro Banco Agrícola y funda el primer instituto comercial del pueblo, llamado San Ignacio de Loyola. El científico realizó importantes investigaciones en el área de la botánica, la espeleología, la entomología y otras.

En 1956 Mario A. Concepción, notable historiador vegano, fue designado como Síndico municipal. A Mario le acompañó su hermano, José Agustín Concepción, quien escribió el primer libro de la historia de nuestro municipio: «Síntesis histórica del municipio de Santiago Rodríguez», 1960 (para entonces así se llamaba San Ignacio de Sabaneta).

En esa misma época recibimos al poeta, abogado y militar combatiente de la Guerra de Abril, Armando Arturo Sosa Leyba, nativo de Neyba, hoy capital de la provincia Bahoruco. Armandito, como era llamado por sus amigos, vino a servir como fiscal. A parte de esas funciones, tuvo la altruista idea de edificar un estadio de béisbol junto a otros jóvenes de la época en una explanada donde aterrizaban helicópteros del ejército nacional. El estadio de entonces fue construido con costaneras y otros rechazos de madera, hoy ese estadio lleva su nombre y sus paredes y gradas están construidas de block y cemento; es nuestro estadio municipal.

La estancia en Sabaneta de esta pléyade de figuras de la intelectualidad dominicana, al parecer, ha sido acicate para que nuestro pueblo sea, no solo la Cuna de la Restauración, sino la cuna de la cultura del Noroeste, muestra de esto es la calidad de las obras literarias que se ponen a circular cada año. Actualmente, estamos entre los pueblos del país que más libros pública, un verdadero éxito para un municipio situado en el centro del olvidado Noroeste.

Bibliografía
González Quiñones, Ricardo. Nuestro primer Instituto Comercial
SabanetaSR.com, 30 de septiembre 2015.
________________________ Sabaneta, Ciento setenta años de historia y heroísmo, cronología -1844 – 2014 -. Editora Nacional, septiembre 2015. Páginas 84 – 85.
Mora Serrano, Manuel. Antología poética de Domingo Moreno Jiménez. Ediciones Librería La Trinitaria, 1ra edición 1999. Página 13.

3 Comentarios

  1. Muy importante escrito. Es bueno que se resalte lo intelectualmente hemos crecido a traves del tiempo. Gracias a notables personajes. Felicidades Wiliam, buena investigación.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here