¿Qué culpa tiene esa máquina?

367
Rodillo traído para la Primera Feria Regional del Noroeste organizada por Indenor


Este rodillo lleva decenas de años abandonado en el patio del liceo Librado Eugenio Belliard en Sabaneta,  Provincia Santiago Rodríguez tras cesar su vida útil. Como está esta máquina, evidencia que es el reflejo de las condiciones a que el, gobierno ha sometido a esta provincia. 

Por: Marcelo Peralta

Sabaneta, Santiago Rodríguez, RD. Los jóvenes se concentran en su propio mundo. Enfrentan situaciones del contexto de que ser humano es actor principal. En algunos casos, todos somos útiles cuando se es joven. Al envejecer hasta la sociedad ignora a los humanos. Los tiempos cambian. La juventud tiene la participación en la vida pública del país.

Las decisiones y el protagonismo más elementales rodea a los jóvenes. Y vejez va en declive.

No se dan cuenta al transcurrir el tiempo, la juventud, que en la actualidad luce fogosa, también, en un abrir y cerrar de ojos, ella será ignorada y marginada por la sociedad.

La violencia que en ocasiones vulnera los derechos humanos, viviendo en una sociedad excluyente, sistema político corrupto, pútrido, famélico; con un gobierno mal asesorado en materia alimenticia; bienes y servicios de salud deficientes, baja asertividad frente a enfrentar necesidades elementales de una población que parece va en desbandada.

Todo nace y se llena de inquietud por accionar en pro de las personas adultas mayores.

Algunos jóvenes gerontólogos estamos al servicio de mayores, empoderando sobre los derechos, orientando en aspectos educativos, asesorando al adulto en su salud y promocionando la participación en diversos ámbitos.

Sin embargo, no analizan la diferencia la juventud y la vejez.                         

Es evidente las diferencias por los cambios físicos, psicológicos, sociales y económicos, que enfrentan en sus etapas de la vida muchos jóvenes, más todavía en estos tiempos aciagos causados por la pandemia de la COVID19.

Durante la juventud hay pérdidas, ganancias, ideales enmarcados en el curso de vida. Buscar las diferencias en cualidades que nunca llegan a complementarse.

La experiencia que los adultos mayores tienen para poder orientar, rescatando la historia y cultura que han formado a través de los años, la cual da sentido de identidad y pertenencia.

Se impone proyectar el porvenir, ofrecer calidad a la juventud y dotarlos de herramientas para mermar las brechas.

Los mayores tienen que repartir estrategias de enseñanza de los jóvenes.  Orientarlos por el camino del aprendizaje intergeneracional.

A pesar de las divergencias que suelan presentarse, hay que seguir fomentando los principios y valores entre personas.

¿Qué es lo que espera la sociedad de las gerontólogas?

En República Dominicana la gerontología es poco conocida, hay gerontólogos sobresalientes por su labor, vocación de servicio, premiaciones al mérito académico, que al graduarse toman terreno firmemente sobre el conocimiento de la sociedad. 

Las personas adultas, familia, comunidad, las instituciones esperan una atención diferente, basado en los principios éticos, morales, con calidad profesional y calidez humana.

De aquí en adelante recae en el gerontólogo una gran responsabilidad, para responder a las necesidades por medio de políticas públicas, programas, modelos, proyectos de impacto en el bienestar individual, grupal y colectivo.

Hay que mirarse en el espejo de esa máquina abandonada por décadas sin que se realice una intervención y la juventud debe verse al espejo de esa máquina abandonada y analizar lo que le deparara la vejez.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here