Plausible medida presidencial

231

Por Marcelo Peralta
      mperiodista1958@hotmail.com
El Presidente Danilo Medina ha dispuesto apoyo económico y técnico a los sembradores de yuca y a los procesadores de casabe, medida que es plausible.

La yuca amarga es uno de los cultivos alimenticios más importantes de los trópicos.

Su nombre científico es Manihot Esculent.
Es una planta americana de la cual los indígenas cuentan una hermosa historia relacionada con su nombre indígena de manioc.

Son inmensos la variedad de platos que se pueden lograr con el casabe.
Cabe destacar su poder depurativo, debido a su contenido.
Este principio activo es capaz de reducir los niveles de colesterol en la sangre y a la vez mejora la circulación sanguínea al influir en la agregación plaquetaria.

La yuca sirve para prevenir arterioesclerosis y trombos.
Facilita un correcto drenaje linfático.
El poder desintoxicante de la yuca se refleja en el caso de personas con problema de gota o de exceso de ácido úrico.
Los indígenas empleaban la yuca como laxante natural.
Este tubérculo es rica en taninos y por lo tanto, ayuda a controlar diarrea y colitis.
Con su acción antiinflamatoria, tanto cuando se consume por vía oral como mediante su aplicación tópica.

Es empleada desde muy antiguo como un remedio natural para mitigar dolores como la artritis, artrosis y reuma.
La elaboración de tortas de casabe, a partir del procesamiento de las raíces de yuca, tiene como origen prácticas ejecutadas por los aborígenes para procesar y almacenar su fuente alimenticia básica.
Las diferentes actividades, las edificaciones, los equipos y herramientas que integran el proceso, se han mantenido, sin incorporar innovaciones tecnológicas, pero se proyecta hacerlo ahira.

Fue a partir del año 1973 que se observa la introducción de algunas tecnologías que facilitan y mejoran la actividad.
El uso de un rallo o cigüeña motorizado, para facilitar el rallado de la raíz hasta obtener la harina húmeda.
La utilización de gatos mecánicos o hidráulicos para efectuar el exprimido de la harina húmeda y lograr la humedad adecuada de forma rápida.
El casabe constituye una herencia indígena de beneficiosas cualidades nutritivas que forma parte de nuestro régimen alimentario.

Representa un rasgo de nuestra cultura, una huella de la alimentación prehispánica que ha logrado trascender al paso del tiempo.
Y ahora con el respaldo del gobierno del Presidente Danilo Medina se aspira a ser conocido y apreciado en otras mesas internacionales.
El cultivo de la yuca y el maíz indujo a la gente a establecerse en comunidades y pequeñas aldeas, cuando la llegada de los españoles lo que hallaron en su alimentación era el casabe.

Existen en Venezuela y República Dominicana muchas exquisiteces de platos con la yuca.
La técnica de los indígenas hacían este alimento muy rudimentario pero es de mucha importancia resaltar que a partir de ellos es cuando se empezó hacer tradicional este alimento tan rico.
Diversas empresas lanzaron al mercado internacional un producto digno de exportar para lo cual realizaron estudios de mercados que arrojaron resultados positivos para venderlos en plazas como Curazao, Aruba, Colombia, España, Chicago en Estados Unidos y Bélgica.

Este alimento se puede y se debe consumir con otro ya que su sabor sigue inalterable.
El turista y el mismo pueblo lo podrán hallar en muchos lugares ya que es algo muy tradicional.
En casi todos los países del mundo se consume el casabe en sus diferentes formas de procesos, pero lo que sí se sabe, por ejemplo en Venezuela es que este producto no puede faltar en los hogares.

La ampliación del área agrícola, el suministro de semilla de alto valor genético, la aplicación de prácticas agrícolas adecuadas, el financiamiento justo y oportuno, sobre el cultivo de la yuca en el país, permitiría en forma escalonada, mejorar el aporte calórico para la población rural, campesina y peri urbana.

Desde la llegada de los españoles al continente americano se empezaron a conocer productos que eran comestibles entre ellos la yuca amarga para elaborar casabe.

No obstante sin duda alguna luego del intercambio culinario que comenzó en el siglo XV con el descubrimiento del nuevo mundo y que hoy en día se mantiene.
Los antropólogos al estudiar los orígenes de los pueblos dicen que los latinos somos hombres de maíz y yuca y dejando bien en alto esa frase podemos resaltar que el venezolano es netamente consumidor de arepas y casabe.
De acuerdo a las investigaciones arqueológicas que se realizaron en Venezuela se conoce que las poblaciones precolombinas en su base alimenticia no faltaban la yuca y su diferente forma de preparación.

La yuca es una especie que se ha extendido en una amplia área de los trópicos americanos desde Venezuela y Colombia hasta el Noroeste de Brasil, entre otras naciones del mundo.
Es un alimento principal de los garífunas.
La comida más típica de yuca es un pan delgado como una galleta llamada casabe en español y ereba en garífuna.

Foto: archivo

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here