Obispo, sacerdotes, legisladores, comerciantes y entidades apoyan Ley 28-01

216

Representantes de organizaciones del Noroeste se reunieron este lunes en Dajabón para rechazar las pretensiones de los empresarios de la Capital quienes torpedean para que se modifique la Ley 28-01

Por: Marcelo Peralta

       mperiodista1958@hotmail.com & Papanín
Dajabón, R.D.- El Obispo, sacerdotes, dirigentes comunitarios, industriales, empresariales y comerciales de las provincias Dajabón, Santiago Rodríguez, Montecristi y Valverde, apelaron este lunes a la sensibilidad del Presidente Danilo Medina, los diputados, senadores y a Nicolás su Eminencia Reverendísima-Cardenal-López Rodríguez, intervenir para mantener vigente la Ley 28-01 sobre incentivos fronterizos.

Su Eminencia Obispo de la Línea Noroeste, Monseñor Diómedes Espinal, los sacerdotes consideran que modificar la pieza sería darle una «estocada mortal» a los habitantes de la Línea Noroeste y la Frontera, por lo que sería aumentar la miseria en esas regiones y crearle un grave problema al Presidente Danilo Medina y al país.

Por llamado del maestro de ceremonia Chío Villalona, gestor cultural de Montecristi; bendijo la actividad el sacerdote Estévez, de la parroquia del Rosario de Dajabón; acto seguido intervenido Carmen Rodríguez, delegada de la Agencia del Desarrollo de la Fundación Madre Teresa de Calcuta de Montecristi; luego expuso José Melgarejo, de la Comisión Turística de Montecristi y el periodista Félix Jacinto Bretón.

Otros que hablaron fueron Erikson Taveras, de la Federación de Comerciantes de la Frontera; Juan Ruperto Torres, Secretario General Fundacion FE de la provincia Santiago Rodríguez; los diputados Gregorio Reyes «Goyo» y Nancy Santos, Rafael Abel, tras una caminata efectuada en la calle Fernando Deligne.

El documento con las propuestas lo entregó Erikson Taveras, representante de la Federación de Comerciantes de la Frontera, donde piden al Presidente Danilo Medina mantenga inalterable la Ley 28-01 y neutralice la propuesta de los empresarios de la Capital.

En tanto que representantes de entidades sociales, comerciales e industriales consideran que modificar la Ley 28-01 sería condenar a muerte a miles de personas y generar explosiones sociales de impredecibles consecuencias.

Desaprueban la intención de modificación de la Ley de Desarrollo Fronterizo como quieren los grandes empresarios de la Capital, alegando que sería un crimen afectar las empresas que funcionan en Dajabón, Santiago Rodríguez, Montecristi y Valverde, dejando a miles de personas sin fuentes de sustentación.

En una actividad efectuada este lunes en Dajabón, aseguran que los noroestanos y fronterizos dejarán en las calles «hasta el forro» si es necesario, porque van a reclamar su derecho operacional en cualquier terreno, a fin de evitar la modificación de la referida Ley.

Tanto el obispo Espinal, los sacerdotes y miembros de organizaciones del Noroeste afirman que los que computan y publican los datos económicos del país, señalan que son más de 3 mil millones de dólares los que por concepto de exoneración e incentivos reciben cada año los grandes empresarios dominicanos ubicados en la Capital y Santiago.

Y afirman que las empresas de la frontera y el Noroeste las que hasta ahora con mucho valor, riesgo y firme decisión se han acogido a la Ley 28-01, apenas reciben 30 millones de dólares de compensaciones por parte del gobierno, lo que constituye una «migaja» comparado con las frioleras que reciben los de la Capital, Santiago y otras grandes ciudades.

En un amplio documento entregado a los medios de comunicación, sostienen que los empresarios e industriales de las ciudades grandes siempre, en todos los gobiernos se han beneficiados y no permiten que los demás pueblos, como si éstos no fuesen dominicanos y con derecho a progresar y sobre vivir.

Recuerdan que los empresariales e industriales de la Capital, Santiago y otras ciudades, desde la fundación de la República han obtenidos y acumulado fortunas y no quieren que las demás personas progresen y logren el sustento de ellos y su familia.

Allí se dio a conocer algunas de las leyes emitidas por los gobiernos a favor de los empresarios e industriales de las grandes ciudades enumerando las leyes 290-85, sobre Incentivos al Desarrollo Forestal; Ley 392-07, de Competitividad e Innovación Industrial.

Además, la Ley 299 de 1968, de Promoción e Incentivo Industrial, que permitió el desarrollo de la Zona Industrial de Herrera y Haina; Ley 8-90 de Fomento de las Zonas Francas de Exportación, la cual fomenta el establecimiento de nuevas zonas francas y el crecimiento de las ya existentes, regulando su funcionamiento y desarrollo.

De igual modo la Ley 16-95 sobre Inversión Extranjera, la cual pretende fomentar la inversión extranjera en la República Dominicana; Ley 84-99 sobre Reactivación y Fomento de las Exportaciones, la cual fomenta la actividad exportadora en la República Dominicana; Ley 158-01 de Fomento al Desarrollo Turístico para los Polos de Escaso Desarrollo y Nuevos Polos en Provincias y Localidades de Gran Potencial.

Otra es la Ley 57-07 sobre los Incentivos al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía y sus Regímenes Especiales, la cual establece una exención de todo tipo de impuestos de importación a los equipos, maquinarias y accesorios importados por las empresas o personas individuales, necesarios para la producción de energía de fuentes renovables.

Asimismo están la Ley 171-07 sobre Incentivos Especiales a los Pensionados y Rentistas de fuente extranjera; Ley 108-10, de Fomento a la Actividad Cinematográfica, entre otras tantas leyes de incentivos.

Sin embargo, a espesar de pesos beneficios los empresarios, hoy protestan para que desaparezca la oportunidad de desarrollo real de la frontera, en el pasado y todavía hoy, siguen beneficiándose de las políticas trazadas por el gobierno de la Nación, de todo lo cual muchos empresarios parecen olvidarse precisamente ahora, cuando persiguen destruir los beneficios de la Ley 28-01.

Con anterioridad se habían pronunciado a favor de la vigencia de la Ley 28-01 la Asociación Dominicana de Empresas Fronterizas (Adefro); Federación de Empresarios y Comerciantes de la Frontera (FECFRON); Asociación de Hoteleros de Dajabón Inc; Fundación Centinela de la Frontera, INC; Cámara de Comercio y Producción de Santiago Rodríguez, Cámara de Comercio y Producción de Barahona; Cámara de Comercio y Producción de Valverde.

También, Cámara de Comercio y Producción de Montecristi; Comisión Pro-Desarrollo Turístico de Montecristi; Alcaldía de Villa Elisa; Centro Regional de Prensa Noroeste-CURNO; Alcaldía de Villa Vásquez; Alcaldía de Montecristi; Asociación Dominicana de Bananeros (Asodobanano).

Así, Fundación Montecristeña de Desarrollo, Asociación de Estudiantes Universitarios de Montecristi (Aseum); Asociación de Montecristeños Residentes en Santo Domingo; Asociación de Salineros de Montecristi; Agencia para el Desarrollo de Dajabon, INC; Centro Puente; Solidaridad Fronteriza; Fundación Desiderio Arias, INC; Fundación Santiago Rodríguez, INC; Fundación, entre otras.

Todos en su conjunto deploran la intención de modificación de la Ley de Desarrollo Fronterizo (28-01), afirmando que los grandes se han apartados de la realidad histórica que los ha favorecido por años, y que ahora pretende amular esa pìeza porque favorece a miles de personas fronterizas y noroestanas.

Tanto los obispos como los dirigentes de entidades, afirman que los que computan y publican los datos económicos del país, señalan que son más de 3,000 mil millones de dólares los que por concepto de exoneración e incentivos reciben cada año los grandes empresarios dominicanos ubicados en las grandes urbes.

Aseguran que mientras que las empresas de la frontera y el Noroeste las que hasta ahora con mucho valor, riesgo y firme decisión se han acogido a la Ley 28-01, apenas reciben 30 millones de dólares de compensaciones.

Establecen que todas las empresas sólidas de este país que están radicadas en las zonas de mayor población y desarrollo económico se han beneficiado de leyes de incentivos en algún momento de su historia.

Recuerdan las leyes 290-85, sobre Incentivos al Desarrollo Forestal; Ley 392-07, de Competitividad e Innovación Industrial; Ley 299 de 1968, de Promoción e Incentivo Industrial, que permitió el desarrollo de la Zona Industrial de Herrera y Haina; Ley 8-90 de Fomento de las Zonas Francas de Exportación, la cual fomenta el establecimiento de nuevas zonas francas y el crecimiento de las ya existentes, regulando su funcionamiento y desarrollo.

De igual modo la Ley 16-95 sobre Inversión Extranjera, la cual pretende fomentar la inversión extranjera en la República Dominicana; Ley 84-99 sobre Reactivación y Fomento de las Exportaciones, la cual fomenta la actividad exportadora en la República Dominicana; Ley 158-01 de Fomento al Desarrollo Turístico para los Polos de Escaso Desarrollo y Nuevos Polos en Provincias y Localidades de Gran Potencial.

Otra es la Ley 57-07 sobre los Incentivos al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía y sus Regímenes Especiales, la cual establece una exención de todo tipo de impuestos de importación a los equipos, maquinarias y accesorios importados por las empresas o personas individuales, necesarios para la producción de energía de fuentes renovables.

Asimismo están la Ley 171-07 sobre Incentivos Especiales a los Pensionados y Rentistas de fuente extranjera; Ley 108-10, de Fomento a la Actividad Cinematográfica, entre otras tantas leyes de incentivos.

Sin embargo, a espesar de pesos beneficios los empresarios hoy protestan para que desaparezca la oportunidad de desarrollo real de la frontera, en el pasado y todavía hoy, siguen beneficiándose de las políticas trazadas por el gobierno de la Nación, de todo lo cual muchos empresarios parecen olvidarse precisamente ahora, cuando persiguen destruir los beneficios de la Ley 28-01.

Documento entregado

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here