Robert Núñez Cabrera.

Por: Robert Núñez Cabrera.

El año nuevo trae nuevos retos a los partidos políticos, o mejor dicho, a la dirigencia política nacional. Las luchas internas, que son las que dan vida a los partidos en cualquier parte del mundo, están dinamizando al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), al Partido Revolucionario Mayoritario (PRM), y en menor termino al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y al Partido Reformista Social Cristiano (PRSC).

En el caso del PLD Danilo Medina y Leonel Fernández son los líderes indiscutibles y entre ellos dos estará su próximo candidato. No se pelearan, porque no son tontos, y la oposición tiene que prepararse bien si quiere por lo menos jugar un papel digno en el próximo certamen electora.

El PRM, segunda fuerza política dominicana, está entre dos candidatos también, Hipólito Mejía y Luis Abinader. Aunque Luis aparenta tener más fuerza que Hipólito, las cosas no están tan clara porque el indiscutible liderazgo de Hipólito pesa demasiado. Su condición de ex presidente y la manera llana cómo se maneja lo colocan en un sitial que no puede ser ignorado, incluso, sus seguidores son más fieles que los de Abinader y en un momento decisivo podrían trancarle el juego a cualquiera.

Los otros dos partidos, PRD Y PRSC, no tienen fuerza y sus liderazgos no influyen mucho, ellos mismos se han encargados de debilitar esas estructuras partidarias por solo preocuparse de sus asuntos particulares olvidándose de sus militancias. Es muy difícil que esas estructuras puedan recomponerse sin un liderazgo fuerte, que pueda levantar el ánimo a los seguidores de Joaquín Balaguer y José Francisco Peña Gómez.  Esperemos.

Fuente:

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.