La Galería de Arte Nader presenta “El misticismo mágico de Federico García-Godoy”

512
Federico García-Godoy

Por: Lilian Carrasco.

Desde el jueves 07 de junio, la Galería de Arte Nader recibe en sus salas de exhibición la producción visual del artista Federico García-Godoy. Por medio de esta propuesta se presenta un conjunto de piezas escultóricas que su autor ha querido denominar como “objeto-arte”. Así, porque se trata de obras que ha desarrollado a partir del ensamblaje de una serie de elementos, muchos de los cuales los encuentra en su entorno y les agrega valor estético, considerando aspectos formales que dimensionan el objeto.

La exposición está integrada por una selección de 25 piezas, entre las cuales hay medallones, tótem, peces, santos y una suerte de obras menuda sobre la base de troncos de madera que en el conjunto exaltan la cosmogonía aborigen. De ahí que el título “El misticismo mágico de Federico García-Godoy”, aluda a su búsqueda en el pasado histórico para ir construyendo las constantes de un presente que es rico en tradición.

Comenta el artista que empieza a agregar cosas, a trabajar madera, no comprada, sino recuperada o donada, por el hecho de que le gusta mucho el efecto tridimensional de la escultura, pues la puedes palpar. Expresa, además, que en la pintura este efecto es menos perceptivo.  “La madera es bondadosa, la tela es fría, la madera es caliente”, apunta García-Godoy. De modo que le gusta lo cálido, no lo frío. Prefiere la madera criolla como la del mango, el aguacate, por citar algunas.

Su mejor experiencia trabajando la obra escultórica y la que más le ha gustado, ha sido la madera de uva de playa, pues cuando se trata y seca, tiene un rosado impresionante. Es como el cerezo. Este efecto le gustó y ha seguido trabajando con eso.

A juicio de Lilian Carrasco, Crítica de Arte y Curadora de la Muestra, “estar frente a las piezas de Federico García-Godoy, es un viaje por su pasado histórico que nos devela la magia que produce el encuentro con el yo interno, con las raíces y, de pronto, con la génesis del dominicano contemporáneo. Esto así, porque este genio creador, lleva a la práctica su sensibilidad y filosofía de vida. Todo ello se desprende producto de un ir y venir en el tiempo, aflorando un universo de profunda fantasía que se afianza en el fuero interior de un ser que ha sabido nutrirse de su entorno”.

Así que con materiales endebles –a la vista- y otros más consistentes, García-Godoy va entretejiendo los diferentes elementos hasta crear una composición general que da como resultado una obra novedosa y plural que muestra la esencia de la dominicanidad. Y es que se sirve del proceso de transculturación de que es objeto su civilización para propiciar una simbiosis que combina perfectamente: lo aborigen, lo europeo y lo africano, prevaleciendo la más de las veces lo primero.

Para la puesta en escena se invitaron críticos de arte, coleccionistas, artistas, estudiantes del área de humanidades y diletantes del arte en sentido general, quienes confluyeron en un ameno vernissage gracias a la colaboración del Grupo Mejía Arcalá con los quesos Michel y jugos del Monte, así como también el apoyo de Brugual & Co.

Quedan todos invitados a seguir disfrutando del “Misticismo mágico de Federico García Godoy”, en la Galería de Arte Nader, la cual se encuentra disponible para el público de lunes a viernes de 10: 00 a.m. a 7:00 p.m., y los sábados de 10:00 a.m. a 1:00 p.m., se encuentra ubicada en la Calle Pablo Neruda, esq. Calle Rafael Augusto Sánchez, Ens. Piantini, Santo Domingo, R.D.

Breves apuntes biográficos sobre el artista

En un hogar de amor e intelectualidad nace Federico García-Godoy.  De padre criollo Don Federico García-Godoy Álvarez y madre norteamericana Doña Elizabeth Mosher Brown. Es de formación Odontopediatra como su padre. De la madre hereda el gusto por la buena cocina. Tanto es así que hace unos años publicó el libro: “Las Recetas del Doctor”, en el que se registran algunas especialidades de su madre y abuela, empleándose esta edición para recabar fondos para las Olimpíadas Especiales.

Su vínculo con el arte se ha venido desarrollando con el discurrir del tiempo en función de las circunstancias. Un día, su padre, con el fin de mantenerlo tranquilo, le regaló una libreta. De tanto rayar, empezó a configurar sus primeros dibujos.

Dada su predilección por el arte, le inscribieron en la Alianza Francesa para tomar clases de pintura. Desde allí pudo compartir con Luchy Vicioso, Aída Lucía y otras figuras relevantes del medio cultural dominicano.

Luego, decidió ser músico. Entró a una tienda de instrumentos musicales y se compró una guitarra. Su gran disciplina, le permitió ejecutar el instrumento muy rápidamente por lo que no tardó en formar el grupo de Rock “Snobs”, también conocido como los composicionistas, porque componían sus propias canciones siguiendo el estilo inglés. Entre los miembros de “Snobs” se encontraba Miguel Cuesta, quien aún se mantiene activo en Estados Unidos con la banda Zosma.

El término Odontopediatría no se conocía en su entorno, pero gracias a la constancia de Federico, la de su padre y hermano se empezó a construir un centro para difundirlo, así que juntos establecieron el primer Centro de Odontología Pediátrica de República Dominicana por medio del cual desarrollaron varios congresos internacionales donde siempre se contaba con la presencia de las principales figuras de la Odontopediatría a nivel internacional. Más tarde, lanzaron la primera revista intitulada: “Acta de Odontología Pediátrica”.

Por muchos años impartió cátedra de Odontopediatría en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) hasta que abrieron la Universidad CETEC donde estuvo durante varios años. Luego, fundó la primera Escuela de Graduados en Odontología en la Universidad Católica de Santo Domingo, coordinando desde esta plataforma el primer postgrado en Odontopediatría.

Actualmente se encuentra desarrollando la Escuela Iberoamericana de Graduados de Odontología con una Universidad local y otra extranjera.

Ha publicado varios libros, entre los que destacan: “Manual de Ortodoncia Clínica”; “Manual de Odontología Pediátrica Clínica (publicación conjunta con su padre y su hija); “Manual de Traumatismo Óseo-Perio-Dentales”; “Manual de Anestesia en Odontología”; y, “Manual de Control de Infección y Bioseguridad en Odontología”.

En el caso del arte, sus múltiples ocupaciones académicas no le permitían tener tiempo suficiente, hasta que tuvo un percance médico y su doctor le preguntó si tenía algún hobby. Fue entonces cuando decidió volver a pintar.

Saliendo del consultorio de su doctor, fue a CCC y compró todos los materiales para retomar el oficio. El primer lienzo pasó como 6 días en blanco, hasta que pensó en las obras de Mariano Eckert y empezó a pintar bodegones. No obstante, al encontrarse con un tronco; recordó que su amigo el arquitecto Erwin Cott quería un escritorio y decidió empezar a fabricarle uno con la madera que había encontrado, pero con la diferencia de que terminó haciendo una completa obra de arte por el cuidado con que fue trabajado cada detalle. De modo que con este hecho inicia su nueva faceta como escultor.

Producto de sus reflexiones, empezó a analizar las posibilidades del objeto en tanto obra de arte, buscando la artisticidad en todo lo que encontraba a su alrededor y, así surge su “arte objeto” como denomina a la producción escultórica que realiza.

“Empecé a agregar cosas, a trabajar madera, no comprada, sino recuperada o donada. Me gusta mucho el efecto tridimensional de la escultura, pues la puedes palpar. En la pintura este efecto es menos perceptivo.  Además, la madera es bondadosa, la tela es fría, la madera es caliente, así que me gusta lo cálido, no lo frío. Prefiero la madera criolla como la del mango, el aguacate, por citar algunas”.

“Mi mejor experiencia trabajando la obra escultórica y la que más me ha gustado, ha sido con la madera de uva de playa, pues cuando se trata y seca, tiene un rosado impresionante. Es como el cerezo. Este efecto me gustó y he seguido trabajando con eso”.

Más personal.

De su primer matrimonio nacen sus hijos Cristina Elizabeth, Federico y Andrés García-Godoy Mieses, la primera es Odontóloga, completando la tercera generación de especialistas en esa rama de la salud dentro de la familia García-Godoy.

Tiene cuatro nietos: Ángela, Alina y Antonio García-Godoy por su hijo Andrés y, Elizabeth Paliza García-Godoy por su hija Cristina.

Está felizmente casado con la Señora Altagracia Villalba Martínez con quien celebrará próximamente sus bodas de plata.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here