Hilachas de tu recuerdo

371
Sergio Lantigua - Escritor y Poeta.

Por: Sergio H. Lantígua.
Vía Pennsylvania, USA. Siempre he sido un bardo idealista, persistente en la procura del verso pulcro, reverente, digestible para el conglomerado heterogéneo; enfatizando en lo superlativo de la narrativa y la ortografía impoluta de descuidos gramaticales y el elusivo pugilato por el desjunte individualista que pueda consolidarle en los anales literarios de nuestro pueblo Sabaneta; si es que logra obtener el dividendo de su condescendencia y aceptación.

HILACHAS DE TU RECUERDO
Esos hilos invisibles que entretejen mi alma al veredicto de tu historia
Concadenar de lapsos somníferos, tejidos maléficos, telarañas sedantes
Sensitiva infortuna, atrapada en las madejas de cargantes soledumbres
Procurando vituperar mis sueños al arribo de cada novicia madrugada
Con sus ojeras de profundos vértices y proliferados pórticos inasequibles
Así me despierto y me siento al borde de la cama en actitud meditativa
Deslumbrado por faroles de mortecina luz en esas noches de insomnio
Obedeciendo con movimientos maquinales a lo instintivo del desvelado
Fijando la mirada en la imagen proyectada en la pantalla de tu ausencia
Que descarada miente sin motivo, mensajera de consignas prometedoras
Exentas de consecuencias secundarias, tratando de disipar mi interrogante
Obedeciendo a ese rememoro siempre patente en los trazos de mis versos
Rubricados con tinta indeleble, queriendo dar testimonio de tu fiel legado
Poemas sempiternos que acarrean ovillos con hilachas de amor eterno
Clavando con proceloso dedal los punzantes alfileres de tu difuso recuerdo

2 Comentarios

  1. Amigo por conocer Sergio, con gran admiracion quiero felicitarte por tan emotivos versos retratando la metafora innata que adhiere a tu musa y la haces ovillo con tu alma.
    Mi respeto y reverencia a tan peculiar forma de labrar la palabra.
    Ricardo G

  2. Mi deferente amigo por conocer Ricardo: Una prioridad fundamental en el dintorno de mi conducta es respetar el silente albedrío de mis amigos; provocado por el conceptualismo de que la amistad no cuajada, no se amnesia, ni se amonesta, solo se pospon

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here