Hasta yo quiero ser senador…

0
269
Salvador Holguín - Periodista

Por: Salvador Holguín
Hilando Fino
En medio de una crisis salarial como la que vive el país en un amplio sector de las instituciones públicas y en algunas de las privadas, la senadora de nuestra provincia Dajabón, Sonia Mateo alias “Doña Barbara”, se despachó con una payasada diciendo que los salarios de los legisladores de la Cámara alta son muy pírricos, y que a veces no tiene ni para comprar una botella de agua, también dijo que no es justo dar dos y tres viajes a la semana de la provincia a la capital y no poder pagar un apartamento para dormir cómoda. Cuando se dio cuenta que había “metido la pata” como ya es costumbre en ella cada vez que habla, pidió realizar una encuesta para que vean que los senadores si merecen el aumento de sueldo.

Al ver la situación por la que estaba pasando la “congresista dajabonera” el destacado colega periodista Roberto Cavada en su exitoso noticiario de Telesistema canal 11, hizo un llamado al pueblo dominicano e inició una campaña de recolección de botellas de agua para Sonia, eso me sensibilizó, no porque sea compueblana nuestra sino por el momento de “calamidad y miseria” que está atravesando la parlamentaria, “representante fronteriza de nosotros”, en tal sentido y conmovido por la circunstancia anuncié a la nación a través de las redes sociales lo siguiente; “La @fundacionSH se compromete a donar mensualmente botellas de #AguaParaSonia”, cuya publicación se convirtió en viral tal vez por la actitud solidaria de nuestra institución de asistencia social.

Para citar al más grande comunicador que ha dado la República Dominicana, Don Álvaro Arvelo (hijo), cuando dice; “para hablar mentiras y comer pescado hay que tener mucho cuidado”, en clara alusión de que cuando uno dice algo debe corresponderse con lo que se hace o lo que se ve, cosa que no pudo demostrar la senadora de amarrar de Dajabón, Doña Bárbara, por lo que dijo la “sacrificada” legisladora del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Sonia Mateo, que creó un torbellino mediático en el país al declarar que su salario era de unos RD$250,000 al mes y que no le alcanza ni para comprar “una botellita de agua”, lo que confirma la frase de que “el cojo y el ciego nunca llegaran muy lejos, el cojo porque se cansa y el ciego porque no ve y se cae”, como se puede corroborar en la declaración jurada de bienes desactualizada de ella, la cual declaró en agosto del año 2010 un patrimonio de RD$33,951,700.00.

Cuando escuchamos las declaraciones de pobreza en que supuestamente vivía la representante del PLD en Dajabón y tuvimos acceso a su declaración jurada de patrimonio, de inmediato nos interesamos en hacer una investigación periodística y encontramos que aparte del aumento de RD$70 mil pesos más, que eleva el sueldo de los senadores a RD$320 mil mensuales, hay que sumarle gastos de representación, viáticos, hospedaje y pago por asistencia a cada reunión de comisiones, que suman RD$250 mil pesos aparte del aumento, por lo que nos sorprendemos de las enunciaciones de la senadora. Además le entregan fondos de asistencia social que es de RD$400 mil y 1 peso por cada habitante de la provincia, en el caso de su demarcación asciende a casi RD$700 mil pesos todos los meses y como si todo esto fuera poco a cada senador le permiten nombramientos de 22 personas para su oficina senatorial con sueldos de 10 a 60 mil pesos, sin sumarle lo que me reveló una fuente de que el sobrino de Sonia Mateo, el nombrado Oscar Manuel, se vanagloria en decir que gana RD$35 mil pesos mensuales en la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), sin tener que ir a trabajar, ¡más bueno que es así!, por eso es que les digo que hasta yo quiero ser senador.

COMPARTIR

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales).