Hasta por Suco

382
Profesor Domingo Estévez.

Por: Profesor Domingo Estévez.
De Chochueca y Chechere no contamos con evidencias de que hayan nacido vivos físicamente, Puede que sí y puede que no. De cualquier manera, han sido convertidos en dos figuras del ámbito popular, de aquellos denominados personajes pintorescos, que no alcanzan altos escalones en la sociedad, sino más bien, mantienen la atención de sus compueblanos por las ocurrencias en que desenvuelven su vida.

A Suco sí que le conocimos, era de carne y hueso y caminaba las calles de Sabaneta como cualquier otro. En ocasiones se le escuchaba hablar sin interlocutor y si era molestado respondía con dureza, utilizando palabras impublicables, como diciendo con ellas, yo vivo y siento, solo que no puedo defenderme de otra forma.

Esta introducción viene al caso, apropósito de lo que pasa en el Partido Revolucionario Dominicano, la única organización política en la que he militado desde mi adolescencia.

Los perredeístas de Sabaneta, en conflictos internos del pasado, decíamos y repetíamos hasta el cansancio: yo voto hasta por Suco que pongan de candidato. En otros pueblos decían: hasta por Chochueca, hasta por Chechere, y quien sabe cuáles nombres de otros personajes, mitológicos o no.

El comportamiento populista y arribista y por demás, falto de solidaridad de algunos mal llamados dirigentes de arriba, del medio y de abajo ha ido matando de más en más aquel orgullo de pertenecer al partido de la esperanza nacional, del «jacho prendio» y del buey que más jala.

Al parecer existe una intención compartida en colocar a nuestro PRD como un partido cada día más pequeño, no se sabe con cuales propósitos, porque los protagonistas de la división no se atreven a manifestarlo.

Soy de los que cree que aún hay espacio para rectificar las acciones de alejamiento entre compañeros, que más tarde puede ser muy tarde, que los que se creen dueños absolutos de las candidaturas y las decisiones internas podrían dejar de oír a mucha gente decir: yo voto hasta por … que pongan de candidato.

Importantes sectores del pueblo Dominicano están viendo con preocupación que una parte determinante de los «discípulos de Juan Bosh» hacen de todo para no presentarse a los tribunales del país a demostrar que las acusaciones de corrupción que enfrentan no son ciertas. No obstante a esto el PRD lejos de aprovechar este escenario en representación de la sociedad que desea un cambio, actúa de espalda a su responsabilidad como oposición.

En un artículo anterior titulado, De que PRD soy? , fije mi posición de ser neutral en cuanto a los grupos internos por entender que la parcialidad no contribuye a la unidad, y el tiempo me ha dado la razón porque a la fecha el atrincheramiento está normando el ambiente.

Quiera Dios que haya un despertar mas temprano que tarde y que el orgullo y sentimiento de los perredeístas vuelva a ocupar el sitial que otrora tuvo.

Si así sucede, conmigo se cuenta como siempre, de lo contrario, habría que pensarlo muy bien para continuar siendo maletero apasionado de unos cuantos que parece no entienden la mística de la unidad y el perdón.

Ser perredeísta es un sentimiento que no debe apagarse y nadie tiene el derecho de contribuir para menguar a este formidable instrumento de la democracia nacional.

El Doctor José Francisco Peña Gómez nos dejó una impronta de luchas y sacrificios desinteresados que todos deberíamos emular y con un mayor respeto y consideración. Su enfermedad y posterior desaparición física le sobrevino como consecuencia de un amor sin límites a este partido, que aun en condiciones de salud precaria continúo trabajando por el y su unidad hasta el último día de vida.

La posteridad juzgara a todos aquellos que abajo, en el medio y arriba accionan contra la afirmación con orgullo militante de: yo voto hasta por… Por favores propiciadores de grupos, nunca olviden que los compañeros que no están con ustedes hoy se necesitan mañana al servicio de la causa general y más importante del partido y los candidatos.

Los perredeístas nos necesitamos todos en igualdad, a no ser que la intención de algunos este coincidiendo con el deseo de los adversarios de tener a un PRD pequeño para hacer negocios personales grandes.

Cuidado con eso! …

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here