Por: Ricardo González Quiñones
Sucedió en Agua Clara, era sábado 24 de mayo del 1879, allí falleció el nuestro, el prócer, el Padre de la Restauración de la República, general Santiago Rodríguez Massagó. Olvidado, como mueren los grandes, como Duarte, como Mella, como Petronila Gau.

Tenía 69 años de edad y fue enterrado al día siguiente, domingo 25 de mayo del 1879, después de una homilía de cuerpo presente, celebrada por el presbítero Antonio Accelli, en la Iglesia Católica San Ignacio de Loyola, que estaba frente a la Plaza de Armas de la Común de Sabaneta.

Para conocer a este Prócer, hay que ubicarlo en las guerras de Independencia, compañero de combate de Matías Ramón Mella y amigo inseparable del delegado de la Junta Central Gubernativa Manuel de Mena. Peleó en las batallas de Jácuba, Sabana Larga, Talanquera y Escalante.

Ubíquenlo, señores profesores de las escuelas públicas y privadas de Santiago Rodríguez, en la fundación de Sabaneta después de los incendios de Pierrot.
Ubíquenlo, autoridades sabaneteras Diputados, Senador, Alcalde y Regidores, en la Sublevación de Sabaneta aquel domingo 22 de febrero del 1863.
Ubíquenlo, encargado de “cultura” de Sabaneta, en aquella batalla desigual con 135 hombres el jueves 5 de marzo del 1863, peleando contra las tropas anexionistas del general Hungría, en la que perdió la vida nuestro inmenso José Marte y fueron hechos prisioneros Antonio Batista y Pierre o Pedro Thomas.
Ubíquenlo, aspirantes a cargos electivos en Sabaneta, en la Convención de los Almácigos el viernes 6 de marzo del 1863, cuando juró junto a sus compañeros que pelearían hasta muerte para volver a ver nuestra bandera izada en todo el país.
Ubíquenlo, encargado de cultura del ayuntamiento, el martes 18 de agosto del 1863, recuperando a grito de ¡Machete Carajo!, nuestra Plaza de Armas de Sabaneta y propinándole al general Hungría la primea derrota en la guerra de la Restauración.
Ubíquenlo, miembros del comité político del P.L.D., cuando él le entregaba dinero de su bolsillo a José Cándido Fanfán para comprar armas en Cabo Haitiano para la lucha de La Restauración.

Entonces, pueblo de Sabaneta, “autoridades” de Sabaneta, “políticos” de Sabaneta, una vez ubicado nuestro Padre de la Restauración de la República, ustedes quizás entiendan que el próximo viernes 24 de mayo, hay que rendirle los honores correspondientes al más grande egregio patricio nuestro.

¿Cuándo ustedes van a empezar a asimilar esto?
¿Cuándo ustedes van a empezar a aprender esto?

¿Necesitamos 50 años más de desconocimiento? Por Dios

Hasta pronto, Dios querrá
Ricardo González Quiñones
Sabanetero

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.