Fuerza y equilibrio en política

0
26

Por: Lisandro Torres.
La naturaleza humana nos conduce a interpretar de forma diversa los acontecimientos y fenómenos sociales, de acuerdo a los intereses y formaciones de los individuos, los mismos intereses, formación y cultura que se interponen a la hora de producir dichos acontecimientos.

Los sistemas pueden ser más eficientes o menos eficientes por lo antes ya mencionado, pero ninguno tiene la verdad absoluta ni la solución universal; el mundo es una lucha constante de fuerzas.

Los protagonistas del poder se valen de múltiples medios para justificar sus acciones y proceder, tratando de convencer a las naciones de cual es el camino a seguir.

A lo largo de la historia hemos contado con varios sistemas, unos han pasado y otros están latentes, ninguno de ellos ha resuelto definitivamente el problema, unos se han acercado más que otros pero los retos continúan.

Por encima de los mandos y sus justas, tanto los gobernados como los que gobiernan, tienen que estar claro en algo: para que persista la humanidad, hay que llegar siempre a un punto de equilibrio, de razonamiento; en el que se garantice a la población los bienes necesarios: armonía, educación, salud y justicia. Nunca perder ese norte, después de eso, lo demás será simple elección.

La política criolla no puede estar exenta a la balanza. Líder no sólo es aquél que domina las masas, sino el que logra crear un consenso con los demás liderazgos dentro y fuera de su organización “el político y el Partido que haga lo contrario está condenado al fracaso”.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA