Pascual Ortíz - Comunicador

Por: Pascual Ortiz.

Lo de Hoy

San Ignacio de Sabaneta, Santiago Rodríguez, RD. – Se inició este 15 de Septiembre la novena a Nuestra Señora de Las Mercedes, patrona de la parroquia ubicada en Los Tomines. Está dedicada este año a las familias de la provincia de Santiago Rodríguez.

Es una gran oportunidad, que nos brinda esta novena, a cada familia. Es una invitación de renovación de bendición y unión conyugal. Esperamos que las parejas puedan encontrarse con su amor primario, que quizás por el tiempo, los desencuentros, los problemas que presenta la vida, este en la gaveta del corazón.

Es una fiesta de esperanza, amor, perdón, de encuentro con esa realidad que vive la familia en la sociedad y desde esa realidad fortalecer lo que une esa relación. Desterrando de la familia y su vida cotidiana todo a aquellos que los des une, que le hace alejarse el uno del otro.

El motivo entonces de celebrar nuestra fe, en esta novena; es dejar que el alfarero que nos trajo al mundo conduzca los encuentro que cada noche viviremos en cada eucaristía. Que María interceda y las familias de hoy puedan decir como ella, que se haga la voluntad de Dios, en cada hogar, en cada familia.

Que debemos de hacer entonces?  Reflexionar, ver cómo va la relación familiar. Como van creciendo los hijos/as y cuáles son sus intereses en la vida. Como lo vamos educando, que le estamos enseñando con nuestro ejemplo.

Sabemos que esto que planteamos, no está en la agenda de las mayorías de las familias, creyente y no creyente. Que hay otros valores, otros intereses, donde lo más importante no es la familia, sino la empresa que vende y compra el espectáculo, que dirige y conduce los sueños y necesidades humanas.

En la familia no se puede evadir las situaciones que la daña, que la destruye y que se impone por todos los medios. Por eso vemos como la novena a Nuestra Señora de Las Mercedes, se le impone a la fuerza una celebración de corrupción y seducciones cargada de violencia, drogas, bebidas alcohólicas e inducción a temprana edad al consumo de estos productos que destruyen familias y relaciones comunitarias.  En el Parque Juan Rosado.

Todas estas seducciones que han venido confundiendo y poniendo a mendigar cualquier amor de pareja y las relaciones humanas. Situación está que han puesto a la familia, a no dialogar, sin espacios de fiestas sanas y momento de felicidad fecunda. Vemos como las relaciones en los hogares se destrozan. Papá y mamá van sin verse, viven y comen junto sin hablarse. Entonces como pedir a los hijos/as que se hablen, como dialogar si los guías papá y mamá no dialogan ni se comprenden.

Se debe empezar, entonces por ahí. Papá y mamá deben de dialogar. Encontrarse de nuevo. Volver a las primeras miradas, a los primeros sentimientos. Tomar de nuevo la etapa en que uno era el confidente del otro.

Como dice una amiga, pero es que tienen tanto tiempo que no se miran, que se hablan solo lo necesario. Que se aguantan por los hijos/as. Por los suegros, hermanos, amigos. O por los intereses económico que junto han acumulado y cuidando el qué dirán…

Pero yo siempre vuelvo y le digo. Sea por lo que sea, que bueno que todavía están juntos. Eso hace que el retorno al encuentro, no sea tan traumático, porque si están bajo el mismo techo, “están junto”.

El tiempo pasado, no se ha perdido si se sabe vivir el presente. Solo hay que disponerse y que todo los que se haga pase por la balanza de la familia. Lo que haga, quiero hacer, beneficia a la familia o me beneficia solo a mí, a otro particular o empresa. Los tiempos que se comparte con sus amigos/as. Todo debe de evaluarse y si daña a la familia, eso se debe de dejar.

El amor de la pareja, debe ser llevado al altar de Dios, para que su bendición divina entre en el hogar y todo el bien social que se promueva entre las pareja, sea para su bien. Para que el amor no se vea como pasajero y temporal. Todo puede pasar, no así el amor en la pareja y los hijos/as son los regalos que Dios pone en sus manos, de alfarera/o. Tómense de las manos y juntos con sus hijos/as, nietos/as empiecen de nuevo, porque nada es imposible, si esta Dios presente.

Les invito de nuevo a vivir esta novena, con una motivación de fe, para salvar el amor de la pareja y con ello mantener a la familia ella; papa, mama y los hijos/as unida.

Vamos a conocer, cuanto nos ama la madre de Jesús. Que tan importante somos para ella. No dejemos pasar esta oportunidad. Que nos alcance su bendición, dejemos que ella le hable al corazón de nuestra familia.

Sabes, romper la rutina que divide a la pareja y destruye a la familia; solo es posible si nos dejamos guiar, ayudar. Solo la madre de Jesús, hizo que el convirtiera el agua en vino, el agua sucia en limpia. Ella intercede por ti, por tu pareja, por tu familia.

Ven, ella nos invita a esta fiesta, no te quede en el mismo lugar, cambiar para bien. Hazlo por lo que más quiere o quería. Tú esposa, tu esposo, por ti, por los dos; por sus hijos/as. Lo que tienen o lo que tienen que venir.

“La oración en familia es un medio privilegiado para expresar y fortalecer esta fe pascual. Se pueden concentrar unos minutos cada día para estar unidos ante el Señor vivo, decirle las  cosas que   preocupan, rogar por las necesidades familiares, orar por alguno que esté pasando un momento difícil, pedirle ayuda para amar, darle gracias por la vida y por las cosas buenas pedirle a la Virgen que proteja con su manto de madre. Con palabras sencillas, ese momento de oración puede hacer muchísimo bien a la familia. Las diversas expresiones de la piedad popular son un tesoro de espiritualidad para muchas familias. El camino comunitario de oración alcanza su culminación participando juntos de la Eucaristía, especialmente en medio del reposo dominical. Jesús llama a la puerta de familia para compartir con ella la cena eucarística (cf. Ap 3,20). Allí, los esposos pueden volver siempre a sellar la alianza pascual que lo ha unido y que refleja La Alianza que Dios selló con la humanidad en la Cruz. La Eucaristía es el sacramento de la nueva Alianza donde se actualiza la acción redentora de Cristo (cf. Lc 22,20). Así se advierten los lazos íntimos que existen entre la vida matrimonial y la Eucaristía. El alimento de la Eucaristía es fuerza y estímulo para vivir cada día la alianza matrimonial como “Iglesia doméstica”. 318 Documento Pontificio, AMORIS LAETITIA-EL AMOR EN LA FAMILIA.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.