Febrero, mes de la Patria

0
22
Victor Perata

Casos y cosas del mundo

Por: Víctor M. Peralta

A 172 años de haber prosperado de entre las cenizas, el nacimiento de una nueva república, que es la nuestra, soberana e independiente de toda potencia extranjera, llámese imperio grande o país pequeño, aun soñamos vivir en las condiciones que visualizaron los tres padres de la patria, que forjaron, con hechos, el nacimiento de este país, a la cabeza de los cuales estuvo el dominicano mayor, el insigne Juan Pablo Duarte.

Los sufrimientos, los dolores de cabeza, y los sobresaltos que ponen en apuros el alma y el corazón de la gran mayoría del pueblo, son indicios de que no hemos podido encontrar la senda de la felicidad soñada. La felicidad secuestrada y escondida en grutas de difícil acceso. Producto de la bellaquería de muchísimos malos dominicanos que se han llegado a creer que son los únicos que tienen derecho a vivir como Dios manda. Usufructuando los recursos del pueblo como una propiedad privada.

A 172 años del trabucazo de Mella en la Puerta de la Misericordia, hoy día la Puerta del Conde, cuántas cosas nos faltan para completar el esfuerzo y el deseo de los Trinitarios, de poner en nuestras manos un país próspero y organizado, donde el imperio de la ley, las libertades y la justicia social sean el faro de luz que nos ilumine a todos por igual. Sin trabas, y sin exclusión individual ni colectiva de ninguna índole.

172 años de aquel histórico acontecimiento, que nos devolvió la luz para que acogiéramos y abrasáramos la senda del bienestar colectivo y el progreso eternizado. Y sobre todo, que nos permitiera rechazar, y extirpar para siempre, el tumor maligno que corroe las entrañas de la patria. Y que por el impudor de muchos malvados dominicanos, a veces titubeamos y llegamos a pensar que no nos merecemos a Duarte; su sacrificio y su denodado empeño de legarnos un lugar tan especial, donde podemos nacer, crecer, morir, trabajar y forjar nuestro destino, sin necesidad de que otro decida por nosotros.

No erran los que piensan que no nos merecemos a Duarte. Sí, porque penosamente, aún tenemos demasiada desigualdad social. Demasiados aprovechadores de la tolerancia proveniente de los hilos invisible del poder para obtener cuantiosísimos recursos, habidos y por haber, para hacerse millonarios de la noche a la mañana. Demasiados ladrones de cuello blanco, que se confunden con la cantidad de pillos y delincuentes de baja calaña que se multiplican como verdolagas por todo el país. Y mientras no demos un giro circunferencial que nos permita cambiar de raíz los males más acuciantes que nos martirizan, que nos sacan el aire, no podemos merecernos a Duarte.

Al margen.
El Abrazo Sabanetero.
Debemos felicitar a todos los que, con su esfuerzo y dedicación, hacen posible El Abrazo Sabanetero. Que no es otra cosa que un pacto social sintetizado en un excelso, fantástico y emocionante reencuentro entre familias de este hermoso pueblo que se llama San Ignacio de Sabaneta. Loor a los hombres y mujeres, entusiastas y meritorios compueblanos, por regalarnos este feliz y bien organizado pasadía, que nos permite renovar los votos de hermandad que nos unen de manera indisoluble.

Una cárcel modelo para la Prov. Santiago Rodríguez.
En el año 2008, la Cámara de Diputados aprobó una Resolución, de la autoría de la diputada Nancy Santos, que ordena a la Procuraduría General de la República, y a la Dirección General de Prisiones, la construcción, y el traslado del lugar donde se encuentra, de una nueva cárcel pública en la Prov. Santiago Rodríguez, que se ajuste al Modelo Penitenciario que se implementa en todo el país.

Sintonizando con el deseo de la diputada Nancy, el arquitecto Ricardo González, ha elaborado, de manera gratuita, y como un aporte más a su pueblo, el diseño o maqueta de lo que habrá de ser el nuevo centro penitenciario de la provincia. Esta obra visual será presentada a los medios de comunicación, autoridades, y público en general, en un acto que se efectuará en la Gobernación Provincial, el jueves 25 de febrero a las 7.30 pm
Victor.escrito@hotmail.com

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA