Expresidente Hipólito Mejía y Miguel Vargas Maldonado - Presidente de PRD. (Foto: FE).

Por: José Espinal.
SANTIAGO, R. D.- Las estupideces políticas de un grupo de dirigentes del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), podrían llevar al partido blanco al fracaso nuevamente en las próximas elecciones presidenciales.

Negarse a reconocer el triunfo del expresidente Hipólito Mejía en la pasada convención es una insensatez del presidente del PRD y exprecandidato presidencial, Miguel Vargas Maldonado.

Además, no aceptar la victoria de Mejía demuestra inmadurez y desesperación de un grupo de importantes dirigentes perredeístas que lamentablemente en su carrera política en los últimos años han venido de fracaso en fracaso.

El trabajo desarrollado por la Comisión Nacional Organizadora de la Convención, encabezada por el doctor Enmanuel Esquea Guerrero y el carisma y liderazgo político del ex mandatario Hipólito Mejía, no debería ser objeto de críticas por la oposición interna del partido blanco.

Creo que si Vargas Maldonado y sus seguidores no asimilan la victoria de Mejía, el PRD seguirá en la oposición y con pocas posibilidades de reivindicarse en el sistema político dominicano.

El “pataleo” político al ser derrotado en un proceso eleccionario es un derecho que le asiste a todo aquel que no fue favorecido en un momento determinado, pero de ahí crear un ambiente de necedad por un ego personal o mal asesoramiento, es una decisión incorrecta.

Me imagino que Miguel Vargas Maldonado se confió mucho en una simulada estructura política y,… diríamos que en la cantidad de recursos económicos invertido en su campaña, ignorando a un candidato veterano y con un gran apoyo popular que estaba resurgiendo de manera seria en todo el país, como el ex presidente Mejía.

La unidad que ha venido pregonando el candidato del partido blanco, Hipólito Mejía, es fundamental para el triunfo en las elecciones del 2012, si es que que lo anhelan.

Pero si Vargas Maldonado y su grupo de seguidores y asesores no entienden eso sería una pena que por su orgullo e ignorancia política prefieran permanecer en la oposición.

Debe saber Vargas Maldonado que aunque perdiera la convención no significa que esté ya muerto políticamente.

Que recuerde que Mejía estaba muerto políticamente, según la anterior Constitución, pero el acuerdo para la reforma de la nueva Carta Magna lo revivió.

Que el resurgir de Mejía haya sido para desgracia de Vargas Maldonado y preocupación del PLD, es un acontecimiento de las sorpresas que tiene el destino.

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.