Por Felipe Lora
Salgo en defensa de la fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, quien, con mucha razón, justificó el archivo definitivo de la querella presentada por el exfiscal Guillermo Moreno contra el expresidente Leonel Fernández.

Y digo con mucha razón, pues me imagino la dedicación, el trabajo y el tiempo que dedicó la Fiscal Berenice tratando de encontrar las páginas correctas en las recientes y antiguas legislaciones tendientes a castigar a los que malversan los dineros del pueblo.

¡Se le pidió buscar una aguja en un pajal!
Me imagino la oficina de la fiscal, con libros, papeles, notas, periódicos y todas la Gacetas Oficiales pertinentes a las leyes dominicanas, esparcidos por todas parte, como testimonio palpable, de todo el esfuerzo que el equipo de ayudantes, y la misma fiscal, dedicaron a la búsqueda de la polvorienta página que “tipificaría” la conducta corruptora y malévola del expresidente Leonel Fernández.
¡Era como buscar una aguja en un pajal!
“¿Qué delito es ese en la legislación dominicana?”, se preguntaría la fiscal, mientras casi histérica, me imagino, humedecía con su lengua el índice de su mano derecha buscando agilizar el proceso de hojear, por segunda vez, todo el material que cubría su escritorio y todo el piso de su gigante oficina.
“¿Qué delito es ese en la legislación dominicana?” Gritaría, en voz tiránica, a todos sus asistentes y ayudantes. “Necesito saber que delito es ese en la legislación dominicana”, me la imagino repetir entre sollozos, al tiempo que con la vista fija en el infinito, estruja, hasta la destrucción, algún valioso documento.
Y me imagino el silencio. Y veo como los ayudantes sorprendidos, se miran los unos a los otros. Mudos, estupefactos y como petrificados se ven obligados, por una fuerza superior, a permanecer en la oficina.
Supongo que los gemidos de impotencia y de desesperación dieron paso al terrible silencio que por más de 30 segundos nublaría el ambiente. Me imagino como sentimientos de terror, preocupación, lastima y nerviosismo viajarían a velocidades inmensas, de pensamientos en pensamientos, hasta que el grito ensordecedor de un”¡EUREKA!”abriera, en un instante, el telón de la lastimera realidad.
Y me imagino la sonrisa que dio paso a la explicación; a la solución de todos sus problemas.
Y me la imagino, como hechizada, tratado de explicarse y explicarles lo claro de la solución:
“Si no encontramos la parte que habla de CORRUPCION, entre todos estos papeles,¡podemos deducir que no existe!”
Me la imagino frotándose las manos que ya dejaron de temblar.
“Ahhh, podremos alegar la falta de tipificación de las acciones expuestas en la querella de Sr. Guillermo Moreno en contra del Leonelazo que tantos dolores me ha causado. Esto nos impediría actuar en el caso”. Me la imagino decir en voz alta mientras pasea la mirada como tratando de hacer contacto visual con cada uno de sus incrédulos ayudantes.
Lo demás no es imaginación, la fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso ordenó el archivo definitivo de la querella por actos de corrupción y lavado de activos que el ex fiscal, Guillermo Moreno, presentó en contra del ex presidente de la República Leonel Fernández.
Berenice Reynoso alegó “falta de tipificación” de los hechos corruptos y responsabilizó al ¡obsoleto Código Penal que data del año 1808!
El mensaje es claro.
Con este precedente, la corrupción rampante en Dominicana acaba de conseguir un socio en la justicia que, públicamente, admite que NO HAY NADA QUE SE PUEDA HACER.
Sí, hay un país en el mundo. Pero, ¿hasta cuándo?

Fuente:

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.