El 22 de febrero, o la indiferencia de un pueblo que ha permanecido estático tanto tiempo

274


Por Ricardo González Quiñones

Era la siete y cuarenta y cinco minutos de la mañana de este domingo 22 de febrero del 2015. Me apuraba un café que bien me había preparado mi hermana Angelita.

Estaba hipnotizado, pues en unos minutos iba a comenzar en el mismo lugar que estaba La Plaza de Armas de Sabaneta, un acto en conmemoración o más bien, la celebración de la fecha más importante que tenemos como Municipio. LA SUBLEVACION DE SABANETA, un levantamiento preparado por los más bravíos hombres y mujeres de nuestra comarca 152 años antes y que sirvió de simiente para crear la lucha redentora más grande que ha tenido nuestro país, La Restauración de la Independencia de la República.

 

Ya en el parque, alineados, unos guardias «prestados» por el Batallón de Mao y que al contabilizarlo, igualaban la cantidad de público presente. Se interpretaron las gloriosas notas de nuestro Himno Nacional, al tiempo que se izaban las banderas Dominicana y Municipal. (El himno Municipal no se interpretó), siendo un acto totalmente Municipal. Por ser el autor, no me correspondía a mí pedir explicaciones. El Alcalde, el Gobernador, el Diputado Papo Fernández y un solo Regidor (Quiracho, siempre es el que da la cara), representantes de la Defensa Civil, del Distrito Escolar 09-03, del Cuerpo de Bomberos, un puñado de estudiantes y un diezmado número de ciudadanos, nos paramos frente a la enseña tricolor, siguiendo las notas de la Banda de Música Municipal.

 

Dónde estaban las demás autoridades de Sabaneta?
Dónde estaban los representantes de las Juntas de Vecinos?
Dónde estaban los vagos que todos los días se juntan en el parque y que cobran en el gobierno?
Dónde estaban los maestros, para hoy lunes hablarles a sus alumnos de La Sublevación?
Dónde estaban los sabaneteros, durmiendo, no puede ser?
Dónde estaban los que convocan a caminatas y paros?
Dónde estaban los que aspiran a cargos electivos en los próximos engaños?
Dónde estaban los representantes de las iglesias de Sabaneta?

 

Si hubiese sido un político de estos aspirantes a seguir engañando a la nación, hubiesen llegado a las seis de la mañana al parque. Qué pena Sabaneta. Pensar que a José Marte, Pedro Thomas, Antonio Batista y otros patriotas, los mataron para tener gentes como ustedes dirigiendo los destinos de nuestra nación y de nuestro municipio.

 

No es haciendo una misa que esto se va a resolver. Y es que «no basta rezar, hacen falta muchas cosas para arreglar este país«. Me asombra ver mi pueblo estático y falto de reacción.

 

Hasta pronto, Dios querrá

Ricardo González Quiñones
Sabanetero

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here