Logo FEDOMUSDE (Foto: FE)

Por: Marcelo Peralta.

SANTIAGO, R.D. La Federación de Mujeres Social Demócratas-FEDOMUSDE- dependencia del Partido Revolucionario Dominicano, a través de la licenciada Larissa Josefina Fernández, secretaria Nacional de Organización, abogó por la erradicación de la violencia contra la mujer.

Fernández, una reconocida dirigente del PRD, entiende que EDOMUSDE está comprometida con la lucha por la igualdad, y que éste recibimos este 25 de noviembre, en el cual se conmemora el 50 aniversario del brutal asesinato de las hermanas Mirabal, ocurrida en el gobierno del sátrapa Rafael Leonidas Trujillo Molina “seguimos viviendo hoy, más que nunca, en un estado de violencia permanente que arropa nuestras vidas y la de nuestra familia”.

A su entender para la Federación Dominicana de Mujeres Social Demócratas al finalizar la primera década del siglo XXI, las cosas para nosotras están mejores que cuando comenzó nuestra lucha por la equidad, pero la igualdad sigue siendo un sueño.

Deplora los niveles de pobreza, la cual dijo sigue teniendo rostro de mujer, donde la misma tiende a agudizarse debido a que el gobierno actual actúa sin contemplaciones e insensible ya que los precios de los artículos de primera necesidad aumentan cada día, los servicios básicos están por las nubes, las maestras del Estado están sin servicios médicos y pasan otras calamidades

En su opinión, la pobreza es madre soltera, pero también es una mujer maltratada, víctima de violencia física, emocional, económica y social y política, ya que pese a existir puestos en la administración pública para las mujeres en las esferas del Estado eso es “letra muerta”

Recordó lo dicho por Ban Ki Moon, secretario General de las Naciones Unidas de que “hasta que no se logre liberar a las mujeres y las niñas de la pobreza y la injusticia, todos nuestros objetivos como es la paz, la seguridad, el desarrollo sostenible correrán peligro”.

Declara que a pesar del crecimiento económico registrado, durante la primera década de este siglo en nuestro país, el gobierno del PLD ha sido incapaz de asegurar el imperio de la ley y de garantizar la igualdad y autonomía de las mujeres y el acceso de la justicia para todos y todas.

Cita que la violencia de género representa uno de los principales problemas que enfrentamos las dominicanas. Es una de las manifestaciones más extremas de la desigualdad y la discriminación y es la vulneración más extendida de nuestros derechos humanos. Aunada a la condición de pobreza, constituye un obstáculo a su pleno desarrollo y una seria limitación para el avance productivo y democrático de las sociedades.

Para ella existe una falta de “protección integral” y de “reconocimiento explícito” de los derechos humanos de las mujeres contenidos en los tratados internacionales, tales como la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer y su Protocolo facultativo, Belem do Para.

Y a su entender el gobierno del PLD entre otros no tiene voluntad política para implementar políticas públicas para erradicar la violencia contra la mujer.

La cotidianidad nos dice que, pese a la promulgación de normas para la prevención y erradicación de la violencia, estas no han redundado en una disminución significativa de casos.

Las políticas, programas y servicios estatales de apoyo a las mujeres víctimas de violencia, en sus diferentes manifestaciones son reducidos, no abarcan todo el territorio nacional, están sujetos a los cambios políticos careciendo de continuidad y abarcan sólo algunas manifestaciones de la violencia contra las mujeres.

A juicio de la secretaria nacional de organización de FEDOMUSDE, las mujeres han aumentado las denuncias, esto es un avance en el empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, las denuncias pocas veces conducen a la sanción del agresor.

Y afirma que los procedimientos para atender casos de violencia sexual y familiar se desarrollan lentamente, las medidas de protección para las víctimas no se dan de manera oportuna y existe un grado de impunidad frente a casos de violencia psicológica y sexual. Las casas de refugio o las casas de acogidas son pocas y carecen de presupuesto que les permita operar con calidad y oportunamente.

Señala que en lo que va de año en la República Dominicana han sido asesinadas por sus esposos, ex esposos y ex novios 117 mujeres, afirmando que los feminicidios son la máxima expresión de la violencia contra la mujer.

En la región ya tenemos leyes que sancionan los feminicidios, en nuestro país se producen unos 165 al año, más que la tasa promedio de mortalidad materna que ronda por 150 al año.

Pero aun la tipificación penal de estos casos es un proyecto que descansa en el ante proyecto de modificación del Código Penal Dominicano, nuestro Partido ha apoyado y apoya que se legisle para establecer la figura del feminicidios como una tipología penal, es un compromiso que asumimos en la lucha por la defensa de garantizar los derechos humanos de la mujer dominicana.

Afirma que el tema de la violencia contra las mujeres aún no genera un rechazo masivo de la población, seguimos justificándola en nuestro país, en nuestra sociedad.

Hace falta voluntad política que entienda que la violencia contra la mujer es un problema de salud pública y derechos humanos, no es el metro ni un elevado que viabiliza el transito, pero es un tema al que el gobierno debe de invertirle recursos económicos pues viabiliza la vida del 52% de la población dominicana, una mujer víctima de violencia es un ser humano condenado a vivir una muerte en vida, el estado que no la ayuda la condena y con ella condena a sus hijos y su familia a la desesperanza de vida.

“Necesitamos más campañas de concientización, de educación, que invite a vivir en una cultura de paz, sin violencia. Además, son insuficientes los mecanismos para garantizar el acceso de las mujeres a la justicia, especialmente a las de menores recursos, de zonas rurales y del interior del país” dijo.

Cree que la violencia por causa de género afecta a un número elevado de mujeres Dominicanas.

Es una de las manifestaciones más extremas de la desigualdad y la discriminación.

Fernández afirma que es la vulneración más extendida de sus derechos humanos y constituye un obstáculo para el desarrollo productivo y democrático.

Considera que para construir un plan de nación real debemos tener bien claro, la gran cantidad de mujeres como cabezas de familia y la alta tasa de la mujer inmigrante, debemos sentar las condiciones con bases firmes, para darles oportunidades reales a la mujer dominicana.

Plantea que las mujeres son víctimas de la violencia apoyada en un informe del PNUD donde establece en su informe de este año la tasa de participación laboral de la mujer dominicana, es del 55% frente a la del hombre, con el 84%, lo que otorga a nuestro país la posición 87 entre 138 países en materia de desigualdad de género.

Todo esto, a pesar de la evidente capacidad profesional y superación académica demostradas por las dominicanas, lo que se refleja en las universidades del país, donde las mujeres somos el 61% del estudiantado.

El empleo otorga la dignidad de vivir con el propio sustento, pero en el caso de la mujer, la libera al hacerla menos dependiente económicamente, no solo de su pareja sino aquellas que no tienen apoyo.

La exregidora del PRD, muestra preocupación en el sentido de que cuando República Dominicana tiene 109 embarazos por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años, lo que la sitúa en el puesto 16 de 136 países, y está en el lugar 55 en relación con la tasa de mortalidad materna, con 150 muertes de mujeres en el embarazo por cada 100 mil nacidos vivos.

Otras de sus puntualizaciones señala que cuando la marginalidad es pobreza y aunque desde el gobierno se pregonan éxitos contra una miseria que vemos con nuestros propios ojos, el PNUD ofrece detalles escalofriantes cuando dice de manera categórica que el 48,5 por ciento de los dominicanos vive pobreza general y que, además, un 13 por ciento de los habitantes del país está en riesgo de caer en esta categoría, que implica incapacidad para costear la canasta básica y las mujeres seguimos siendo las mas pobre dentro de los pobres.

Las féminas son víctimas, dice Fernández cuando la deserción escolar sigue siendo muy alta.

El 6% de los niños de 3 a 7 años recibe educación inicial, mientras que el 82% de los escolares llega a un quinto curso del nivel básico, aunque es necesario revisar la calidad. Y el gobierno del PLD no aplica el 4% que establece la ley como mínimo de inversión en educación, y nuestro niños reciben un desayuno escolar que los condenan a desertar de su labor escolar por problemas de salud estomacal producto de estos alimento ingeridos.

Las mujeres son víctimas porque no podemos continuar construyendo mas centros de salud si lo que tenemos no cuentan con la infraestructura y los equipos necesarios, una seguridad social real es vital para las familias dominicanas.

En su informe sobre Desarrollo Humano el PNUD destacó también el carácter “volátil” de los avances experimentados por el país en salud y señaló que “con relación a los 135 países analizados, la posición de la República Dominicana se ha deteriorado brutalmente”.

Además, son presa de la violencia porque hablar de la mujer es hablar de la familia es hablar de hogar y hogar es esencialmente… la vivienda.

El país tiene un déficit de 975,000 viviendas con una demanda anual de 48,000 unidades el 38.4% de los hogares no son viviendas propias. Las improvisaciones que vemos con viviendas dispersas sin planificación que alejarán a las familias de los núcleos urbanos, dificultando el transporte, los servicios y la seguridad ciudadana. Se precisa de planes acabados que contemplen la remodelación urbana, para remodelar la ciudad, aumentar el número de viviendas, acortar distancias, hacer eficientes los servicios y facilitar la seguridad de todas y todos.

Algunos dirán que las mujeres del PRD estamos pintando un panorama triste, que no es posible cumplir con los grandes retos de empleo, vivienda, educación, salud y seguridad. Pero se puede. La varita mágica es acabar con la corrupción que endeuda, crea impuestos, derrocha, envilece la sociedad y crea un abismo insondable entre las clases sociales.

Controlando la corrupción habrá recursos suficientes y hasta de sobra para hacer de la República Dominicana, desde los padres fundadores hasta Peña Gómez, el país que se merece nuestro pueblo.

El gobierno encontró la deuda pública histórica desde la fundación de la República en 7 mil millones y la ha llevado en pocos años a 19,000… y creciendo.

Por último hay que destacar que la igualdad de género no es algo a lo que se llega por decreto sino por los canales descritos: dando participación política a la mujer, en funciones de gobierno, con empleo remunerado, en la seguridad de un hogar en el que sea más que un ama de casa, con la tranquilidad de que sus hijos se capacitan y que no tendrá sobresaltos por su seguridad o salud.

El escenario Nacional está montado a la espera de un gobierno que promueva una transformación física y ética de la nación, pues de nada sirve que recordemos a PATRIA, MINERVA Y MARIA TERESA MIRABAL si 50 años después de su partida las mujeres dominicanas seguimos siendo asesinadas y el gobierno, igual que cuando el Tirano, oculta tras la indiferencia esta realidad, dejándonos un legado de desarrollo en infraestructura en medio de la decadencia moral en que han desembocado los funcionarios de este gobierno del PLD, que nos entregará una patria en bancarrota.

La igualdad no es un sueño, se construye con tesón y perseverancia de mujer.

Noviembre mujer dominicana dedícatelo a ti, vamos a vivir una vida sin violencia demandando al gobierno mas justicia, mas garantías, mas poder, igualdad y la construcción de una ciudadanía paritaria.

Mujeres para ello es necesario alzar nuestras voces desde los puestos de poder.

Nadie luchara por nuestra causa mejor que nosotras mismas, por eso no creamos que llegamos a nuestra zona de confort únicamente porque hay una ley penal contra la violencia o logremos tipificar el feminicidio.

La lucha debe ir más allá, es cuestión de voluntad política, de que este gobierno no nos siga ignorando por que la varilla y el cemento les hacen ricos, vamos juntas a decidir el destino de nuestras mujeres, por el cambio la esperanza levantemos la bandera blanca del partido que más ha aportado en el camino de la lucha por los derechos de la mujer dominicana, el Partido Revolucionario Dominicano.

Fuente:

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.