Débitos y créditos

217

Por: Eugenio Taveras
Soy contador y en la universidad me enseñaron que un balance tiene un débito y un crédito, que ambos deben tener la misma cantidad, sino está descuadrado; eso significa que si compro una mercancía por diez pesos no puedo dar al suplidor nueve, porque entonces su registro tendrá una diferencia de un peso y deberá hacer un ajuste por el descuento otorgado.

En la vida real, entre los humanos, sucede prácticamente lo mismo, nada es regalado y todo el que da alberga la esperanza de recibir; por lo tanto, cuando recibimos algo tenemos que estar dispuesto a cuadrar ese balance, aunque sea con otra persona muy distinta de la que nos dio dinero, mercancía o servicio.

Nada, absolutamente nada, se da sin la intención de recibir nada a cambio; como tampoco pretendamos recibir lo que sea y olvidarnos de pagar por lo recibido, pues, en la vida debe existir un equilibrio, de hecho inexistente, debido a que el egoísmo se ha apoderado de una gran parte de la humanidad, de forma tan arraigada, que está conduciendo el mundo a un derrotero sin reversa por la ambición de unos pocos en detrimento de la mayoría.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here