Convulsiones

0
366
Melvy Cruz - Profesor

POR: MELVY CRUZ. EDUCADOR

Los errores son acciones que desahogan en graves problemas, que sin dudas afectan la vida social, económica y política de los humanos organizados o no. Esta cruda realidad está encarnada en la República Dominicana, que desde 1492 y 1844 se inició dos choques dirigidos evidentemente con los influencias de las élites judías francmasónicas, que si conocía la existencia de un nuevo continente (América) Cristoforo Colombo, de origen judíoitaliano y su tripulación con más de un 90 % de descendientes judíos, obtuvieron el financiamiento de la expedición a través de la mar oceánica Atlántica por los banqueros venecianos y para tal hazañas firmaron un contrato con un notario español o representante de la corona española el cual exigía o se especificaba un 20 % de beneficios de los bienes descubiertos y virrey vitalicio de las tierras descubiertas para él y sus descendientes, contrato que no fue cumplido por la corona española. 

Desde ahí, comenzaron las desgracias para esta isla (La Hispaniola) y el continente recién ubicado. Es preciso señalar que los francmasones si tenían información muy verídica de la existencia de este nuevo continente y si sabían a que venían. 

Luego se sumaron más países, y más imperios a la conquista de nuevos territorios de ultramar y se repartieron entre sangre y fuego, esclavitud, genocidio, holocausto en el nuevo continente. Si os daos cuenta os podéis observar que los países que fueron colonizados por España, Francia, Portugal fueron un puro fracaso socioeconómico, mientras los que fueron colonizados por Inglaterra han desarrollado una prosperidad económica (Los Estados Unidos y Canadá)

Es, que mientras España estaba en el feudalismo, Inglaterra comenzaba la era industrial y el fanatismo religioso del imperio español atraso muy extremadamente los países colonizados o conquistados por esta fracasada nación de corruptos conquistadores. 

Sin dudas que América debe rescribir su historia mal redactada por los escribas del pasado imperio y al servicio o pago de tales mafias organizadas. La explotación a las creencias inventadas jugó un rol determinante y precisamente en esta era también del siglo XXI, sigue el viejo juego de explotar la fe con creencias religiosas que condenan el cuerpo y el alma.

Esa farsa fe o dominio místico mágicoreligioso ha colmado el continente de sumisos idiotas, creyentes y obedientes ignorante a los mandatos de una religión predominante y materializada en los intereses pecuniarios. Se ha seguido un sin números de acciones premeditadas en las que sobresalen el invento científico de enfermedades para diezmar la actual civilización, tragedia que también practicaron con los aborígenes del Continente Americano, mediante la distribución de enfermedades no conocidas en el continente que diezmaron la raza nativa. (No tenían anticuerpos para enfermedades introducidas por los europeos).

El mayor interés era y es repartirse el botín de minas, esclavos o tierras productivas para su enriquecimiento, legalizado por la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Pero, qué es lo peor, que aún transcurridos 527 años de aquel vil descubrimiento el pueblo americano no ha comprendido ni entendido la lección y hoy sus tierras y riquezas del subsuelo son de capital extranjero o esa misma élite oculta que les asesinó o conquistó. Las empresas transnacionales y los idiotas políticos elegidos, obedecen a los sabios de Zion y sus protocolos. No tenemos simulación u odio por razas algunas, hechos son hechos y ante los hechos hay que rendirse o adaptarse.

Ellos han creado una sociedad dividida por casta o pirámides socioeconómicas y los Estados Unidos es el imperio dominado por los Illuminati (de origen judíos) dueños del oro y la banca mundial, es así como dominan el mundo. Es allí en Estados Unidos donde radica la semilla del mar, entre esclavitud, explotación, consumismo, narcotráfico, enfermedades creadas con alimentos chatarras y vida sedentaria que al final produce un nuevo enfermo o muerto del sistema.

Pero, los representantes elegidos bajo la lupa de las negociaciones políticas, pactos, acuerdos políticos, son instrumentos del sistema y les sirven a ojos cerrados, razón que también les da la oportunidad para robar, saquear, endeudar el país, el continente, es la misma tragedia o novela para los diferentes países creados a su imagen y conveniencia.

Hemos afirmado repetidamente muy abundante, que el resultado de todas esas fechorías programadas encarnará la violencia y un derramamiento de sangre, que coronará la República Dominicana y Haití, por conflictos e intereses económicos de las élites que dominan el continente.

La existencia de una importante mina de oro y de otros metales preciosos en la Hispaniola o la isla de Santo Domingo (Haití y República Dominicana) que cruza ambos países por la llamada Cordillera Central en la República Dominicana Macizo de la Silla en Haití, ya tocó fondo y ellos harán lo imposible por explotar dichos yacimientos, no importa el precio o consecuencia para la población, sino a quienes benefician.

Ya sabéis que nos espera, convulsiones programadas, premeditadas y auspiciadas por aires de libertad contra el vudú o los haitianos que son la equivocada desgracia de nuestras miserias inventadas y accionadas por grupos de poder.

Lo peor es que no aprendemos las lecciones, ni con los sufrimientos o dolores pasados, presentes y futuros.      

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here