Dilmarys Cuello

Por: Dilmarys Cuello.

Vivencias que dejan moralejas.
Hace unos pocos días me encontraba en la larga fila que se hace en la sucursal de uno de los banco estatal en el país, que se encuentra entronado en nuestro pueblo, el caso es que como siempre la fila era larga y lento su movimiento para recibir el servicio que buscábamos.

Todo para mí se tornó en comedia cuando un señor, bajito, de cara redonda y con vestimenta nada llamativa exclamó: esto parece una caravana de babosa. Frase que a más de uno nos saco una sonrisa. Cuando la analice menos alegre, entendí que el desarrollo de la política en este país va como una caravana de babosas.

A diario nos presentan un crecimiento de los números a nuestro favor que compararlos con los de países con realidades parecidas a las nuestras, ellos se quedan cortos. Cuando vemos la vida que se dan nuestros funcionarios, en los vehículos que andan, la posibilidad que tienen sus hijos de estudiar fuera del país y cuantas cosas más. Para ser un país tercermundista, los presos de nuestro país los internos- gozan de privilegios-algunos- que ni siquiera en Dubay se logran tantos beneficios para los privados de libertad.

Cuando miro el alrededor de mi barrio, veo en uno de los más populosos de Sabaneta, me doy cuenta que el desarrollo, el crecimiento, el progreso, los beneficios, los privilegios para la gente que tengo el gusto de conocer y muchos más que no conozco en persona, su avance viene como “una caravana de babosas. Tan lento que se vuelve desesperanzador.

La “caravana de babosas, es solo para algunos en este país pero sin duda algunas cosas en este país vienen con la misma rapidez de las que vienen en la caravana. La verdadera revolución educativa, viene en la “caravana de babosas, el desarrollo tecnológico para todos todas en el país viene en la “caravana de babosas, las mejoras reales en el sector salud seguro le dieron el vagón más grande del la “caravana de babosas, la tan anhelada reforma policial estoy segura que estaría más feliz por lo menos, venir en la “caravana de babosas, la seguridad ciudadana, está pidiendo a gritos que la monten aunque sea en la parte de arriba en la “caravana de babosas. Hay cosas que aún ni se vislumbran que aborden la “caravana de babosas: La transparencia en las instituciones del estado, la cárcel a los/as corruptos/as, las mejoras en el sistema político del país, el desarrollo humanos real para todo/as los/as dominicanos/as.

Tal vez sueñe mucho. Tal vez mis sueños vengan en la “caravana” también pero saben que, lo voy a intentar. La Madre Teresa, al ser cuestionada por su pequeño albergue de leprosos en la india, con la inmisericorde pregunta ¿Y tú, que atiendes a un solo leproso cuando hay tantos en las calles de la India, crees que estás haciendo algo? A lo que ella respondió: Yo ya tengo mi leproso, muéstrame el tuyo. –Parafraseo la historia.

Ojala cada uno de ustedes que leyó hasta el final, esta vivencia pueda sentirse tan comprometido como yo al escribirla. SE NECESITA UN CAMBIO, y con Dios delante vamos a lograrlo. Nuestro país nos lo agradecerá, nuestra provincia y nuestro municipio será un referente.

2 Comentarios

  1. Excelente Dilmaris, un mensaje, mas que un articulo, cargado de verdades y reflexion. El gran problema amiga es que la mayoria no sabe que esa caravana de babosas, a paso lento, ha ido enterrado el futuro del pueblo dominicano sin que nos empoderemos a tiempo.
    Cuando te leo, me satisface saber que aun quedan jovenes con luces, en la Cuna de la Restauracion.
    Saludos
    Ricardo

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.