Milfred Del Carmen Toribio (Foto: FE)

Por: Carlos Cabrera.

Santo Domingo, RD. – El pasado miércoles 13 del mes en curso partió de este mundo nuestra gran amiga Milfred, venía padeciendo de un cáncer que en un momento pareció haber superado, pero que le resurgió posteriormente hasta terminar con su fructífera vida.

No pude volver a tiempo a tu despedida, a ese insensato encuentro de la desdicha, no pude estar otra vez hablando en susurros y lágrimas,  en voz baja en tu habitación, al lado de tu cama, donde tu esposo Leopoldo Cairo se esmeraba para que todo lo que necesitara estuviera ahí y hacerte lo menos dolorosa tu situación y solo tu hijito, el único barón irrumpía tirándose a la cama abrazándote , como por estar siempre a tu lado y que no te le fuera, mientras tus tres hijas se mantenían pendiente de todo; sé que hablaríamos poco, ya que tu delicado estado de salud de esos días finales no lo permitiría.

Apenas diez días después de “un abrazo, un adiós y un vuelve pronto, no tarde mucho en regresar” se marchó de entre nosotros, no sin antes sentir y expresar, apenas dos días antes de morir, lo que nunca se manifestó en su existencia en este mundo, ni siquiera a lo largo de su padecimiento, un gran temor, miedo al pensar, imaginarse y saber que estaba muy próxima la partida, que tenía que irse y nos dejaría a todos en esta penumbra e incertidumbre. Pero al darse cuenta del nerviosismo de los que le acompañaban en ese efímero viaje de regreso a casa, luego de la alta definitiva del centro de salud en donde permaneció los últimos siete días de hospitalización, con la humildad que le caracterizó durante toda su vida, pidió perdón por haberlos atormentados.

Milfred Del Carmen Toribio (Izquierda) acompañada por Amantina Núñez (Derecha) (Foto: FE)

Ese día del miércoles desde las primeras horas de la madrugada le decía a su madre Rosa Toribio “vámonos, vámonos” y al medio día, después de avisarlo se marchó y nos dejó muy tristes y consternados a todos nosotros, familiares, amigos y relacionados, personas con las que siempre existió ese afecto y solidaridad, que nos permitían expresarnos y compartir sueños, quimeras, utopías. Porque Milfred fue muy amistosa, talentosa, inteligente, solidaria, humilde, entregada por entero a servir a los demás.

Había nacido en esta ciudad de Sabaneta, Santiago Rodríguez; tenía 45 años de edad, residió junto a sus hermanos, su madre Rosa y su abuela Mamín en el barrio El Tamarindo, realizó estudios primarios en el Colegio Parroquial y secundarios (bachillerato) en el Liceo Librado Eugenio Belliard. Desde muy jovencita perteneció a los distintos grupos o comunidades de la Iglesia Católica que su edad, capacidad y talento le permitían, desde Los Amiguitos de Jesús; fue la gran REYNA de reinas de nuestras fiestas patronales y tradicionales Las Mercedes en el año 1987, desde entonces demostró su preocupación social, respondiendo convincente y conmovedoramente la pregunta sobre el Hospital y la salud de nuestra gente.

Ahí se inició un desenvolvimiento extraordinario en los escenarios, vinculándose de inmediato a toda capacidad al arte del teatro, la danza, la poesía y otras manifestaciones de la cultura en nuestro pueblo desde la Casa o Centro de la Cultura de Santiago Rodríguez, donde estábamos todos los jóvenes interesados en hacer “camino al andar”, porque para esa época, como dijo el escritor colombiano Gabriel García Márquez, cuando tuvo que enfrentar las circunstancias de su infancia: “entonces éramos felices e indocumentados.” Iniciando la década de los noventa se fue a vivir Haina para trabajar y realizar estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de La UASD, en el año 1990 refundamos la Asociación de Estudiantes de Santiago Rodríguez (ASEUSAR) junto a: Bienvenido Canalda, Pin Lora, Tania Hernández, Domingo Pilarte, René Bueno y por su supuesto estaba ella, Milfred Toribio, la cual viajaba todos los días a la Capital, así se hizo profesional.

Adiós Milfred, aunque este adiós sea un absurdo. 

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.