Lisandro Torres Báez - Estudiante de comunicación.

Por: Lisandro Torres
Se habló de lanzar los celulares al mar, de cambiarle el cañón a la pistola, de buscar una persona que se hiciera responsable de los hechos. Todo esto y un poquito más se dijo en una conversación entre los implicados en el asesinato del exrector y aspirante a senador por San Cristóbal, Mateo Aquino Febrillet, luego de la persecución que terminó en una emboscada donde el último perdió la vida a consecuencias de heridas de balas tras mediar una discusión en un restaurant de la capital, historia que todos ya conocemos.

Algunos elementos ausentes que no repararían lo ocurrido pero que dejan mucho que desear en lo que se expresó en aquellas llamadas intervenidas son “el arrepentimiento y el remordimiento”, lo que se expuso todo el tiempo fue técnico, frío y calculador; cómo salir triunfante de aquel horrendo crimen. Blas Peralta nunca lloró, no se le cortó la voz, no dijo “qué hice, lo maté, perdóname Dios”, nada de eso sucedió a pesar de éste estar consciente de los daños, qué profesional.

Cada día somos más frívolos, menos solidarios; para muchos los sentimientos, el respeto y el temor a realizar cosas indebidas forman parte de la ignorancia. Quitarle la vida a los demás se ha convertido en una profesión cualquiera.

Es alarmante que la Policía asimile personas con conductas dudosas, que tenga entre sus filas a gente como el coronel Herrera. Que triste que tengamos que perder importantes activos humanos, a hombres como Febrillet y otros tantos para poner en evidencia un secreto a voces, el descalabro que cubre a la institución del orden, quién le pondrá coto a esta situación.

Se dice que de las grandes crisis llegan las soluciones pero es una verdadera lástima que para que este país dé un giro y salga del atolladero institucional en el que está hundido, tenga que colapsar. Hasta dónde llegaremos, qué pasará con los que todavía no nos ha picado la bola en la cancha.
Hasta la próxima!

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.