Todo por la educación

202

Por: Licda. María C. Reyes M. A.
Moncion, Santiago Rodríguez. – En las últimas décadas se ha visto una marcada preocupación en todos los sectores de la sociedad dominicana por alcanzar mayores niveles en la calidad de la educación. El Ministerio de Educación ha hecho innovaciones en los programas curriculares, se han hecho financiamientos para capacitar a los docentes en distintas universidades del país, se han construido más planteles escolares, equipamiento a los centros educativos de materiales didácticos, entre otras inversiones.

Pero todo esto no es suficiente, los resultados de las recientes pruebas nacionales, la segunda evaluación de desempeño de los estudiantes en Matemática y Lengua Española realizada por el SERCE en dieciséis países de América Latina en el 2006 y publicada en el 2008 donde la República Dominicana quedó en el último lugar en comprensión lectora revelan que todavía falta mucho por hacer, que la educación dominicana no ha llegado a cosechar los frutos que todos deseamos: estudiantes críticos capaces de enfrentar los obstáculos que se les presenten con optimismo y eficiencia, sin importar que sean de orden : cognitivo , social, laboral, etc.

Esta realidad de la educación dominicana la podemos cambiar si cada uno de los que integramos la comunidad educativa, entiéndase: autoridades, empresarios, docentes, padres, madres y la sociedad en general cumple con el rol que debe desempeñar.
Cada dominicano tiene la responsabilidad de encaminar la educación de nuestro país por un sendero mejor. Tenemos el compromiso de propiciarles a nuestros hijos una sociedad más justa, donde se respete la dignidad y los derechos de cada ciudadano, sin importar que sea dominicano o extranjero.
Necesitamos autoridades que reconozcan que hay que invertir más en la educación con propósitos bien definidos; padres responsables que velen y cuiden el bienestar de sus hijos; maestros comprometidos con su labor y del porvenir de su país.
Necesitamos estudiantes que valoren la vida con todos los aciertos y desaciertos del día a día, que sepan rechazar los antivalores que le ofrece la sociedad actual como son: el crimen, los vicios, la mentira, el fraude, la irresponsabilidad, la violencia, entre otros tantos que afectan a nuestro país y el mundo, y que nos lo presentan como si realmente éstos fueran los valores a seguir.
Pero no todo está perdido, aún quedan hombres y mujeres que se respetan y que luchan con tesón por dar lo mejor de sí, que trabajan para lograr la educación de calidad a la que aspiramos; personas que con su trabajo digno sirven de ejemplo para demostrar que se puede lograr el éxito a través del estudio y la dedicación.
Hay que valorar y destacar la labor de muchos docentes que se entregan cada día a su trabajo olvidando los problemas que dejan en sus hogares para dedicarse en cuerpo y alma a esta noble misión como es enseñar. Maestros que reciben a sus alumnos con una sonrisa en sus rostros, que se interesan por ellos y en ocasión les sirven de amigo, médico y hasta de psicólogo cada vez que lo necesiten sin esperar nada a cambio más que el pago de la satisfacción y el deber cumplido. Y tú ¿Eres uno de ellos? O en cambio, uno de aquéllos que las horas se le hacen largas y aburridas, llenan la pizarra de oraciones muertas o simplemente les piden a sus estudiantes que transcriban dos o tres páginas del libro de texto en lo que van al patio a contar un cuento con la primera persona que se cruce.
¡Recapacita! estafador nada más no es aquel que le quita el dinero a otro en malos negocios, sino también, quién le pagan para realizar un trabajo y no lo hace con eficiencia.
Todavía estás a tiempo de mejorar tu práctica educativa, de enmendar los errores cometidos y empezar de nuevo. Es la oportunidad de ofrecer a tus alumnos un trabajo de calidad, de brindarles el amor que les ha negado, Dios y la patria te lo agradecerán.
Si aunamos esfuerzos podemos recuperar la esperanza perdida y hacer de la educación de nuestro país un paradigma a seguir.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here