Sabios

284

Por: Juan Ruperto Torres
En África, en el medio más central de África, no debe ser tan peligroso vivir como en los lugares donde abundan los sabios a medias, plaga, la más afrentosa y dañina que puede caer sobre los hombres.

El ignorante, en la mayor parte de los casos, sabe que nada ha aprendido, que nada sabe y que debe recluirse a círculos muy estrechos o dejarse guiar. El sabio a medias cree a pie juntillas que todo lo sabe. Se aferra a sus «inspiraciones», ya que nacen sus conocimientos y más fácil es hacer seguir su camino a un caballo resistido que poner en buena senda a un sabio a medias descarriado.

Uno conocí que, vencido pero no confeso, en una discusión de altos intereses políticos, dijo «De nadie me llevo». Cuando mas apurado me encuentro me doy un par de tragos de aguardiente, se me enciende el meollo y me alumbra clarito el caminos. En efecto, se lo alumbra, pero no el camino, sino el trayecto, porque partía como una bala llevándose de encuentro cuanto estaba a su paso, hasta que agotada su dinámica quedaba detenido. Por eso es tan peligrosa la fabricación de sabios a medias.

Nada hay tan mentirosa como la mitad de la verdad, y esos 0.50 de sabios, metidos en su penumbra, sin ver claro, creen que están a la luz mediana del sol y yerran sin cesar figurándose que dan en la diana. Plaga mala y afrentosa es esa de los sabios a medias, de la gentecita que no han esperado a que madure su cosecha sino que creyéndola como la de los plátanos, ha querido colocarla verde aun en el mercado. El 95% de los males de la patria, ha salido, vivito y coleando de la malicia zorruna de los sabios a medias.

1 Comentario

  1. Tenía que ser Ruperto Torres. Evidentemente que, a pesar de que es un texto magistral: armónico, de una redacción muy sui géneris y hasta poética , su contenido resulta difícil de asimilar, o porque no queremos asumir que esas líneas sean el e

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here