Radio Zamba, 47 años después

475


Por Dr. José A. Leclerc N. «Nito».

San Ignacio de Sabaneta, Santiago Rodríguez, RD. -Radio Zamba, «La Reina del Noroeste» En el día de hoy está de aniversario; cumple cuatro décadas y siete años.

Describir en unos cuantos párrafos un trabajo de comunicación social de tan larga data, voluminoso, de horas tras horas, días tras días, años tras años sin interrupción alguna, excepto las ocasionadas por banales averías, para nosotros resulta ser una tarea imposible, inconmensurable e infinita. En otras palabras, la labor informativa, social, educativa, y de recreación y deleite llevada a cabo por esta emisora desde el primer día de su fundación, no puede de ninguna manera ser plasmada en espacio físico alguno.

 Angel María Rodriguez-Cacón, Manuel Thomas – Manolito, Juan Reyes  18_04_1971

Por esta valedera razón, estamos comprometidos a ofrecerles otra entrega complementaria de lo que hace ya mucho tiempo nació como una idea, para convertirse luego en una empresa que orgullosamente nos identifica como sabaneteros.

En el despuntar de la década de los sesenta, unos años antes de que los Sres. Manuel De Jesús Thomas -Manolito y Cuqui Hidalgo materializaran y convirtieran en realidad una anhelada quimera, existió en Sabaneta producto del ingenio de un técnico en electrónica llamado Ángel María Rodríguez Sarubi -Cacón – una «Estación radial» con el nombre de «Radio Yaguajay«.

Esta, posteriormente mereció ser llamada «Radio Ideal» y emitía sus ondas radiales con un transmisor que Cacón, trabajador habilidoso de los «tubos» y transistores confeccionó. Tenía una capacidad de ser escuchada apenas, tres o cuatro cuadras a la redonda. Recuerdo las voces de: «Yayilo Núñez, Frank Olivo -Frank Chem- Carlos Thomas, Rafael G. Collante, Icelsa Santos y Gertha Thomas -Rira- entre otros, que como es lógico suponer, nunca habían tenido experiencia alguna detrás del micrófono.

Manolito Thomas, Rafael G. Collante, Félix Rodríguez, Freddy Almonte, Odalís Almonte,Calín Villalona, Roques Lantígua(oculto) y, Bonilla.

Todo aquello en un pueblito como el nuestro, con escasas novedades y en donde no todos los hogares poseían el lujoso artilugio radial, con personas acostumbradas a escuchar con cierto grado de interferencias en las recepciones de sus radios las radioemisoras de Mao, Santiago y Santo Domingo, debió ser motivo de inmenso júbilo y admiración. El tiempo de subsistencia de esta increíble hazaña fue efímero, pero vivencia muy emocionante, una gran aventura en la mocedad de los que formaron parte de ella. Así se inició la Comunicación Radial en Sabaneta, era el preámbulo de lo que alegre, animosa y esperanzadoramente unos años más adelante emergería, para con el transcurrir del tiempo convertirse en una sólida empresa.

En 1968, quien redacta, correteaba trillando los caminos del ocaso de una de las cuatro hermosas etapas en la vida del ser humano: la niñez. Ingenuo, pueril, sin que nadie me advirtiera, involuntariamente de ese modo empezaba a recorrer las sendas que indefectiblemente me conducirían hasta lo que en ese momento eran, las desconocidas emociones, fantasías y pasiones de la conflictiva adolescencia; tenía doce años de edad.

Freddy Almonte, Rafael «Fao» Cruz, Félix Odalís, «ocultos»; Miguelina Almonte, Manolito Thomas y Manola Almonte, 1969.

De personalidad inquieta -hiperactivo- muchacho entrometido, no podía jamás un jovencito de naturaleza parecida, ignorar lo que el 31 de Agosto de ese año ocurría en la calle Restauración #50 de su amado terruño. Ese final de semana se inauguraba nuestra primera y auténtica radiodifusora: RADIO ZAMBA. La festividad que acontecía era una bien planificada, que llenaba de algarabía tanto a los organizadores como a toda la población. A esto contribuyó la realización de un reinado en el cual se elegiría la «Señorita Radio Zamba«. La esbelta y atractiva Manola González Rodríguez resultó ganadora en la elección. También, un concurso que tenía como objetivo adivinar el nombre de la emisora fue llevado a cabo. Nadie pudo dar con el acertijo porque, munícipe alguno tuvo la menor idea de que el nombre elegido sería el de una empobrecida localidad de Sabaneta: Zamba. Pedro Antonio Ramos -Pepe- a quien Sabaneta, hoy día, no paga la deuda de eterna gratitud contraída con él, fue la persona que organizó estos eventos que años ulteriores, se realizarían de nuevo con actividades de igual modalidad. Las reinas fueron para ese entonces otras dos hermosas doncellas de nuestra sociedad: Miguelina Almonte Brito y Delta Espinal Santana en 1969 y 1970 respectivamente.

Ya en plena labor, provista de un vasto archivo de todo tipo de música, sonoras y varoniles voces entre las que se escuchaban: la de los hnos Freddy y Odalís Almonte Brito, Félix Rodríguez -el estudio principal lleva su hombre- Rafael G. Collante, Rafael Cruz – Fao- entre otros, amenizaban matutinas, vespertinas y nocturnas programaciones, siempre con la presencia de una cantidad de curiosos observando por los cristales de la cabina de transmisión cada movimiento de aquel novicio trabajador de la radio. Esta labor se hacía en un horario ininterrumpido de 12hrs cuya difusión abarcaba las zonas urbanas y rurales del municipio de la provincia; las demás regiones del Noroeste y del lejano Sur, hasta donde esparcían las ondas hertzianas.

Programas de carácter musical, deportivo, educativo y orientación fueron el distintivo de la emisora, algunos de ellos todavía recordados, tal es el caso de «Variedades Populares en la Tarde» que todos los días, de 2 a 3:00 pm producía y conducía Rafael G. Collante, Félix Rodríguez los Domingos tenía de 10 a 11am «El Mundo Gira» de tipo educativo, en las calladas y plácidas noches, Rafael Cruz salía al aire con el inolvidable: «Romance Nocturno» y, los maestros de las variedades, merengues, boleros, guarachas y otros ritmos eran los hermanos Almonte Brito. En el discurrir del tiempo las madrugadas tenían su sello: César Álvarez; los deportes eran de Calín Villalona; ya sonaban Juan Saint-Hilaire, Hermógenes Paulino, Epifanio Rodríguez, Isidro Ureña, Franklin Domínguez, Osvaldo Gómez y Salvador D. Alejo.

La Fiesta Navideña, ícono de todos los años era producida y realizada por Juan Saint-Hilaire. Distintivos de todos los programas, cada hora, se radiaban los servicios públicos, a los que los oyentes del campo y ciudad por razones obvias estaban siempre atentos. Una pléyade invaluable de jóvenes locutores conformarían la nueva generación.

Resulta imposible por temor de obviar alguna meritoria voz, la mención de todos sus nombres. No obstante, por la importancia social que tiene en la comunicación uno de ellos, con un programa vigente y mucha actualidad, creemos imperioso su mención, nos referimos a «Buenos Días Noroeste» del Lic. Raymundo Infante. Néstor Estévez, la voz que nos identifica nacional e internacionalmente también fue miembro del staff de locutores. En 1980 el boom de las FM hizo desaparecer emisoras tradicionales tales como: Ondas del Yaque y Radio Éxitos en Santiago, Radio Mao y Radio Santa Cruz en Valverde entre muchas otras más. Advenía la era de la tecnología y aunque mucho más costosa, brindaba mejor sonido, tecnificación y simplificaba la labor en la cabina.

Radio Zamba en su robustez, con profundas raíces en toda nuestra región y más allá, resistió el huracán y, diferente a muchas otras emisoras de más tradición que ya no existían, no sucumbió a los embates del modernismo, todo lo contrario, producto de la mesura y una sagaz visión, flanqueó la época moderna para luego reimplantar en suelo fértil la semilla que germinaría a su debido tiempo un cuidadoso y elaborado proyecto de mucha calidad: Jumbo 92.3 fm y Telecable Sabaneta.

1 Comentario

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here