Nuestros muchachos sabaneteros que pelearon en la Guerra de Abril del 1965, nunca han recibido un reconocimiento municipal

4
56
Ricardo Gonzalez Marien

Por: Ricardo González Quiñones.
Han pasado 51 años, desde que nuestros muchachos, casi todos del 14 de junio, pusieron en juego sus vidas para tratar de restablecer la constitucionalidad y la libertad mancillada a nuestra maltratada República Dominicana.

Era tiempo de ideales, de sentir los primeros airecillos de libertad, tras la larga dictadura, de sueños truncados y sempiterna juventud. Nuestro país ardía de rabia, de patriotismo, estábamos siendo pisoteados por unos marines que se creían los dueños del mundo.

Fue entonces que un grupo de enardecidos ciudadanos del municipio de Sabaneta, entre los que se encontraban Fulvio Rodríguez, Rafael García, Puro Hernández, Kilo Ferdinand, Rafael Nolasco Rodríguez, Toñito y Esmelin Echavarría, Quiningo Rodríguez, Frank Echavarría, Darío Diloné, Bebo y Popote Taveras, Nelo y Papín Jáquez, Momito Ferdinand, José Blas Durán, Gui González, Guengue, Blas y Nino Rodríguez, Víctor Alfonso, Roberto Bello, Manolín Peralta, Félix Vargas y Polón Méndez, escondidos debajo de una lona de un camión cargado de maní, empuñaron los fusiles y se fueron a Santo Domingo, para defender nuestra soberanía y nuestra constitución.

51 años señores, más de medio siglo y sin embargo, nuestras autoridades municipales ni las provinciales no han sido capaces de reconocer el arrojo, la valentía, el coraje y patriotismo de estos muchachos nuestros.

Búsquenlo, llamen las familias de los que ya murieron y reconózcanlos, paren las caravanas y los bandereos, por una mañana de sol radiante en nuestro lar sabanetero y hagan un acto. Suban la enseña tricolor y toquen el Himno Nacional. Tomen un sector de esos desorganizados que ustedes dejaron crecer a ojos vistas y esas calles en vez de llamarse calle 1ra., calle Proyecto, rotúlenlas con los nombres de estos nobles ciudadanos que lucharon por nuestra libertad.

Hasta cuándo el desconocimiento va a seguir eligiendo gentes, con o sin alianzas, que ni siquiera conocen su territorio?

Apréndanse por lo menos algunas estrofas del himno a la Revolución de abril del 1965 de la autoría del gran compositor y cantante Aníbal de Peña, y pongan en práctica por lo menos las cuarta y quinta estrofas que rezan: ”A imponer los nobles principios, que reclama la constitución

Mi temor es que por no conocer el pasado, el futuro de nuestro pueblo esté colgando de un hilo.

Hasta pronto, Dios querrá

Ricardo González Quiñones
Sabanetero

COMPARTIR

4 Comentarios

  1. Amigo por conocer Ricardo: Como un dato alegórico a tu encomiosa narrativa quiero me permitas coincidir a dos combatientes Sabaneteros quienes eran asiduos a mi casa en el Barrio de Mejoramiento Social en la Capital. Ellos eran: Miguel Hidalgo, ex miembro de las fuerzas armadas antes de la revolución y su hermano Tita, marino mercante de ocupación. Ambos combatientdes, hijos de don Militico Hidalgo. Hago el señalamiento porque puedo dar fé y testimonio de su participación en la revuelta armada del 24 de Abril. Si alguien desea corroborar estos datos o desacreditarlos, la afable invitación queda abierta. Gracias por interceder en el reconocimiento de estos valientes.

  2. Excelentes letras que nos has regalado mi querido hermano. No esperaba menos de ti…que pena que estes arando en el desierto; aveces quisiera subirme en un taburete con un microfono en mano y gritarle a la gente : “Despierta Sabaneta, que te estas muriendo en el olvido” que solo te recuerdan cada vez que hay elecciones….por Dios.. Sabaneta de mi vida… DESPIERTA.

    Gracias Ricardo..

  3. Estimado y bien ponderado amigo Sergio, quiero agradecer tu comentario y tu preocupación por completar nuestra tan olvidada y pisoteada historia, y decirte que los colocaré tanto a Miguel como su hermano Tita Hidalgo en mi humilde bitácora y te prometo que aparecerán como héroes sabaneteros en lo adelante cuando me corresponda hacer alusión a los muchachos que empuñaron los fusiles en la contienda de abril del 1965.
    Por demás entonces eran familia de mis hijos ya que Militico era hermano de Bebé Hidalgo, que a su vez era el bisabuelo de mis hijos.

  4. Mi querido hermano Sadi Estévez, gracias por el comentario que hiciera al referirte a mi artículo de opinión. Quizás, como dices, esté arando en el desierto, pero no puede ser que estos políticos empíricos que hemos tenido, sean eternos, hasta en el bosque, después de un fuego provocado por un rayo, nacen nuevos retoños. En algún momento amigo, estas generaciones reguetoneras tendrán que despertar, o al final, para su mal, oirán el triste adiós.
    Saludos
    Feliz paseo por la Palmetto.
    Ricardo

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales).