Lisandro Torres Báez - Estudiante de comunicación.

Por: Lisandro Torres.
El término de partido empezó a utilizarse formalmente en el Siglo XVII, fue tomando forma en el Siglo XVIII, hasta llegar a lo que conocemos de él en nuestros tiempos.

Resultaba mucho más cómodo decir partido que hablar de facción ya que el primero se refería a la unión de hombres y mujeres con el propósito de compartir criterios, tratar las problemáticas de manera que beneficiara al colectivo actuando como puente entre el pueblo y el Estado; un instrumento de la democracia.

Facción era una palabra relacionada con lo bélico, lo reducido; donde imperaba el interés personal de unas cuantas personas. Para aquel entonces el término estaba satanizado.

Fueron Voltaire, Montesquieu, Bolingbroke, Hum, entre otros, que empezaron a pulir la definición de partido para diferenciarla de facción. Mientras que los hombres del rey siempre trataban de echar todo atrás, de difamar el término, quitarle legitimidad a lo que nacía como partido, pues, evidentemente no les convenía.

El surgimiento de los partidos nació como una nueva opción contra el viejo sistema político de la dinastía de los reyes, donde solo ellos y sus descendientes gobernaban los pueblos. Con la llegada de las organizaciones políticas partidarias al escenario, cualquier hombre del pueblo si cumplía con ciertas condiciones podía llegar a convertirse en gobernante.

Resulta penoso que la principal herramienta y medio para la existencia de la democracia esté en reversa, funcionando como dinastías o herencias familiares y de amistades; que hayan perdido la esencia por la cual fueron creados.

República Dominica no ha sido la excepción, aquí el sistema de partidos se encuentra en estado agónico y su principal oxígeno para que no muera “Ley General de Partidos y Agrupaciones Políticas, está engavetada desde hace 15 años.
Hasta la próxima!

Para comentar: (Deben poner sus nombres completo y reales); SABANETASR.com no es responsables a ningún comentario.