Música sinfónica en Santiago Rodríguez

355

Por: Lilian Carrasco
Por lo regular en nuestra columna comentamos sobre artes visuales salvo excepciones muy puntuales y esta es una, pues dada nuestra visita a Santiago Rodríguez el pasado fin de semana, en tiempos de las conocidas «Fiestas Tradicionales Las Mercedes«, entendemos necesario compartir con nuestros lectores la experiencia que nos tocó vivir la noche del pasado 22 de septiembre.

Tal vez sea coincidencia, pero por estas fechas casi siempre nos ha tocado hacer importantes presentaciones en el medio cultural. En esta ocasión el destino nos condujo al Ayuntamiento Municipal de Sabaneta para presentar un concierto de música sinfónica. Cuando el profesor y periodista J.R. Orlando Reyes, organizador del evento, nos entregó el programa de la actividad, sentimos una alegría inmensa, pues de inmediato nos vinieron recuerdos de aquellos años en que asistíamos a la Academia de Música que dirigía el inolvidable Don Juan Rosado. Igualmente nos emocionamos al saber que quien estaba al frente de esta singular presentación del conjunto «Arcos Juveniles» era nada más y nada menos que el amigo de origen vegano Frank Hernández, a quien habíamos conocido cuando colaboramos en el Centro de la Cultura de Santiago (2006) donde desde hace muchos años el maestro Hernández ofrece clases de música.

El más pequeño de los instrumentos de cuerda, pero el que produce el sonido más agudo, posiblemente deba su origen a los antiguos «arcos» y, dado que éstos pasan a ser una característica muy particular de la familia de los violines al dotarlos de su espacial silueta, de ahí que esta especial banda se le conozca como: «Arcos Juveniles».

A medida que iba avanzando el concierto con piezas casi todas del barroco, donde pudimos apreciar composiciones de Vivaldi, Handel, entre otros grandes compositores de la época, el maestro Frank Hernández intervenía con algunos comentarios sobre la historia de la música. Fue sin lugar a duda una noche mágica, sublime, de esas que se convierten en un remanente en la memoria.

Un concierto esencialmente académico, pero donde no pudo faltar el popularmente conocido «Compadre Pedro Juan» del maestro Luis Alberti.
Fuente:

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here