spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
InicioDeportesBoxeoMuere Juan Pablo Vargas, "Mingo": el boxeo está de luto en la...

Muere Juan Pablo Vargas, «Mingo»: el boxeo está de luto en la Línea Noroeste

Dejó un legado de más de 30 años como entrenador y promotor del boxeo, así como un ejemplo de altruismo y servicio comunitario.

Por: Juan Pablo Bourdierd

Sabaneta, Santiago Rodríguez, RD. La comunidad deportiva y los residentes de Sabaneta, Santiago Rodríguez, amanecieron con una noticia triste este miércoles: Juan Pablo Vargas, conocido cariñosamente como Mingo, ha fallecido en su residencia del barrio Las Espinas.

Mingo, nacido el 26 de junio de 1962, se consagró al deporte desde su juventud. Durante más de 30 años, dedicó su vida a la enseñanza y la promoción del boxeo, disciplina a la que entregó su corazón y su alma, convirtiéndose en un referente para todos en la provincia de Santiago Rodríguez.

No solo brilló como competidor en sus años juveniles, sino que su verdadero legado se forjó en las últimas décadas, cuando decidió pasar la antorcha a las nuevas generaciones como entrenador. Su dedicación al desarrollo de jóvenes talentos en el boxeo dejó una marca imborrable en la comunidad.

Pero Mingo no se limitó al boxeo. Su amor por el deporte también se manifestó en el softbol, donde jugó más de 15 años con el equipo de Cambelén, mostrando la misma pasión y compromiso que en el ring.

Más allá de los deportes, Juan Pablo Vargas era un hombre de servicio. Con su característica camioneta roja, era una figura familiar en las calles de Sabaneta, siempre listo para transportar a delegaciones deportivas o a cualquier persona que necesitara ayuda. Nunca pedía nada a cambio, su satisfacción residía en el acto de ayudar.

Además de su carrera deportiva, Mingo también se destacó como electricista. En este oficio, al igual que en el deporte, aprovechó cada oportunidad para enseñar y guiar a los jóvenes, equipándolos no solo con habilidades técnicas sino con valores de trabajo duro y solidaridad.

La muerte de Juan Pablo Vargas es una gran pérdida para la comunidad de Sabaneta y el mundo del deporte dominicano. Su legado de integridad, pasión y generosidad permanecerá vivo en aquellos que tuvieron la fortuna de conocerlo y aprender de él. Mingo no solo fue un campeón en el ring, sino también en la vida, dejando un ejemplo duradero de cómo el espíritu deportivo puede trascender más allá del juego y contribuir al bienestar de una comunidad.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Ultimas