Las drogas

282

Por: Marcelo Peralta.  
Estuve en un seminario sobre drogas y sus efectos.
Se dio a conocer guerra de narcos y gente que muere cada día por asuntos relacionados a las drogas.
Me surge la idea y tengo la creencia de que si se legalizan las drogas aliviaría dolores callados.

¿Legalizar las drogas resuelve algo?
Sí.
Porque mitigaría las terribles muertes que se registran cada día.
Se eliminarían las muertes por sicariato.
Disminuirían la corrupción y el crimen.
A causa de las drogas matan en el mundo a miles de personas.
Muchos países aceptan que legalizar el uso de droga es bueno, recomendable, necesario y saludable porque disminuiría su consumo.
Legalizar las drogas terminaría con un foco importante de corrupción.
Evitaría que los organismos responsables del control de drogas sus miembros dejaría de abusar de los muchos ciudadanos.
Se reducirían los allanamientos abusivos que hacen los agentes de la DNCD.
Habría menos abusos, ya que en este tipo de acciones hay abusos y favoritismo.
Si un pobre diablo es detenido con drogas es sancionado.
Si es un hijo de un dirigente político, de un funcionario no se lleva a la justicia, sino que se «NEGOCIA» y queda en libertad.
¿Por qué unas sí y otras no?
Su legalización sería menos dañino para los que las consumen.
Sería menos nocivo para la sociedad.
Y más barato para los consumidores.
Nadie disputa los peligros de las drogas.
Habrá las mejores maneras de controlarlas.
Todas las drogas se vuelven más peligrosas cuando son prohibidas.
Cuando son prohibidas los consumidores no tienen protección contra su adulteración y a menudo no tienen idea de la potencia y calidad de lo que están comprando.
Porque los vendedores favorecen a sus formas más concentradas, como es el tamaño, más discreto, fácil de transportar y esconder.
Las drogas ilegales son peligrosas para quienes nunca las tocan.
Los riesgos son mayores.
Los proveedores cobran precios más altos.
Los clientes nuevos obtendrán ofertas de introducción.
Tener un hábito de drogas es caro, y los adictos recurren al crimen para financiarlo.
Muchos se convierten en proveedores y se unen a pandillas que, debido a que operan en un mercado no regulado, protegen su lugar en éste y fuerzan los contratos a través de la violencia.
¿Por qué no se autoriza legalizar las drogas?
En la mente popular, los consumidores siempre han sido demonizados.
Cualquiera que proponga terminar con la guerra se arriesga a ser caracterizado como débil y cobarde por los opositores y carente del espíritu.
La historia no ve con buenos ojos a aquellos que pierden guerras.
Ha llegado el momento de que los líderes políticos se armen de valor y reconsideren sus políticas.
Seguramente pueden ofrecer un cambio en la regulación, no como una derrota, sino como una nueva fase en la guerra contra las drogas.
Es difícil pensar en algo que pueda hacer más por aliviar la muerte, la destrucción y la miseria humanas.

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here