Las Doctrinas

652
Expresidente Doctor Juaquín Balaguer (Foto: FE)

Por: Robert Núñez Cabrera.

Políticos de la magnitud de Joaquín Balaguer, Juan Bosch y José Francisco Peña Gómez recurrieron a doctrinas partidarias para sostener sus liderazgos, aun teniendo la supremacía intelectual, la popularidad y el prestigio para dirigir sus partidos políticos.

Joaquín Balaguer convirtió su Partido Reformista al Social Cristianismo, dándole un dinamismo inesperado, atrayendo jóvenes que activaron esa entidad contagiando la vieja guardia, parecía un partido nuevo, moderno, lo que le ha permitido mantenerse después de 14 años fuera del poder, aunque tenuemente, con algún apoyo, gracias a esa sangre nueva que le dio nueva vida.

José Francisco Peña Gómez insertó el partido blanco a la Internacional Socialista, y la energía de esa entidad mundial parecía habérsela inyectado al partido del Jacho, era toda una algarabía, recuerdo aquellos históricos discursos de Peña Gómez emocionado cuando mencionaba al presidente español Felipe Gonzáles, al canciller Alemán Willy Brandt y a otros líderes mundiales. Aquel PRD que logro un respaldo tan fuerte de la Internacional Socialista que algunos seguidores de Balaguer no les quedo más que desistir de cualquier plan que existiera para desconocer el triunfo de Antonio Guzmán en el 1978.

Por último, el PLD se estructuró de acuerdo con los principios del Centralismo Democrático que regula su vida interna y constituye la condición esencial de su cohesión ideológica y su unidad de acción. Juan Bosch, conocedor de la historia como el que más, creó un PLD con doctrina propia, nacida de su experiencia, que pudiera sobrevivirlo como lo ha hecho y convertirse en uno de los partidos mayoritarios de la nación.

Ahora, sin ningunos de los tres líderes, dos de éstos partidos parecen deambular en el mundo político dominicano, los reformistas han perdidos gran parte de su militancia, y si todavía inciden es porque la obra de Balaguer está a la vista de todos y porque aquellos Social Cristianos aun le dan vida.

El PRD carece de un liderazgo sólido pero, con tan solo a 6 años que salió del poder, mantiene su militancia esperanzada en que pueden volver. Pero la falta de principios y lineamientos los llevará al abismo indefectiblemente, no pueden mantenerse por mucho tiempo, tienen que buscar el auxilio de la Social Democracia de nuevo, a falta de un liderazgo real, una doctrina, o les pasará lo mismo que al Reformista.

Contrario al PRD y al PRSC, el PLD se mantiene con un liderazgo colectivo, con sus principios adaptados al momento que vive el país, y ha logrado que Leonel Fernández se convierta en un líder nacional. Esas son parte de las razones por las que el partido morado mantiene una aceptación rondando el 50%.

Es importante que los partidos políticos se preocupen por tener ideologías que lo definan para poder mantener cohesionados a sus seguidores a esas doctrinas y no a liderazgos personales, a hombres y mujeres que al final solo los llevaran a la división, y la división a perder elecciones como sucedió en estos días.

Fuente: http://otrocriterio.blogspot.com/

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here