LA DEMOCRACIA DOMINICANA

334

Por: Arq. Ricardo González Quiñones

Cuando usted lee, que los legisladores de este país, desde el 2002 a la fecha, han dejado de pagar al fisco, por concepto de exoneraciones la suma de Mil veintidós millones  de pesos, RD$ 1,022.00 millones, para traer Vehículos de lujo.

Cuando usted lee, que la Junta Central Electoral, le “regaló” a los partidos políticos la suma del mil cien millones de pesos, RD$ 1,100.00 Millones, para que estos pelafustanes, estén regalando ron y salchichones a una partida de indigentes, y más aún, a sabiendas que ese dinero lo pagamos todos nosotros como contribuyentes, sabemos  que esto se “jodió”.

Me convenzo, que cada vez es más grotesca, la caricatura de la Democracia Dominicana.

Es que hacer política, explotando la pobreza, a través del clientelismo, compra de conciencia y aprovechándose de los más indigentes, es lo más denigrante a que un ser humano puede llegar.

¿Qué Democracia tenemos nosotros? Usted no puede votar por el Senador de un partido, el Diputado de otro partido, el Alcalde de otro partido y un regidor de otro partido.  No, tiene que votar por el mismo partido en las congresionales  y por el alcalde y sus regidores del mismo partido en las municipales. Qué democracia es esa?

Los partidos políticos, no existen como tal, son franquicias que se activan cuando hay engaños, perdón, elecciones, para engañar a los más pobres del país que gracias a ellos, son la mayoría. Se burlan de los más necesitados.

¿Cuáles de estos partidos, han seguido el ejemplo de sus líderes ya desaparecidos?

Las herencias son válidas, en todos los sentidos, tú recibes un patrimonio, y debes conservarlo para las generaciones futuras.

Todos los políticos, creen que pueden jugar con el desconocimiento y  la paciencia de los más necesitados. Entienden, que pueden hacer lo que quieren, porque total, este pueblo no sabe conceptualizar.

Hemos llegado ya a un punto de abuso contra los ciudadanos y ciudadanos. No hemos sido capaces de crear una República Dominicana sana y autosuficiente.

Hasta cuando muchachos, hasta cuando.

Bueno, será hasta pronto, Dios querrá.

Arq. Ricardo González Quiñones

Sabanetero

 

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here