JUAN RUPERTO TORRES: La vida de un personaje 1-4 (+vídeo)

472
Licenciado Juan Ruperto Torres

Su madre mandaba a darle una pela y su hermano Miguelito les decía, tienes que ir llorando allá.

POR: JUAN PABLO BOURDIERD.

Hoy para SabanetaSR.com es un momento especial porque ampliar su cobertura noticiosa, inicia una serie de entrevistas, hoy tenemos una figura muy especial; todo un talento sabanetero al, licenciado Juan Ruperto Torres: limpia bota, poeta, escritor, declamador, músico, bailador, gestor cultura y uno de sus quehaceres que no cambia ni olvida, la carpintería.

Comenta que aquel jovencito era muy travieso, pero si disciplinado, estudioso, diligente; “yo era una persona que estaba considerado como el joven, el niño que más rápido hacía los mandados para ganarme mis chelitos, ibas a cualquier parte del pueblo que me mandaban”.

Comenta de forma muy alegre que, también estudiaba mucho, aunque no teníamos libros en ese tiempo, pero cuando conseguí una limpiabotas y limpia los calzados del abogado César Saint-Hilaire Cabrera; es como mi padre para mí, él me permitía ponerles las manos a sus libros, tenía muchas obras literarias y después socializaba los saberes con los lectores que las usábamos. Le agradezco mucho eso, cambio en mi vida, porque yo pude haber sido talvez un delincuente.

Torres indicó que sus padres fueron muy amorosos con todos sus hermanos, nuestra niñez fue con mucha de ese tiempo, pobreza; pero con mucho amor, en mi niñez tuve un desarrollo extraordinario, mi padre, Benito Confesor Acosta nació en Las Lagunas de Moca, pero se crío en Santiago de Los Caballeros y era músico, todo un bohemio, en una visita a la Provincia Santiago Rodríguez conoció a mi madre, María Altagracia Torres (Altagracia la enfermera) oriunda de la comunidad Cercadillos.

Contó el polifacético, nací en esta misma calle y el mismo barrio, la General Gregorio Luperón en el barrio Bolsillo, en la casa de doña Heroína (Goya), entonces nos mudamos a la Francisco del Rosario Sánchez, donde actualmente estoy viviendo.

Señaló que son 14 hermanos, pero Benito Confesor Acosta (Bernitín) es especial, porque es directo, es ciego, certero; caiga quien caiga, también mi hermana Miguelina es la que nos conscientes a todos, mientras Miguelito fue el que me enseñó a bailar y agradezco eso, él me apoyaba, mamá les mandaba a darme una pela, mi hermano no lo hacía, pero yo tenía que llegar llorando a mi casa; entonces decía Altagracia, asimismo para que respete a los mayores en mi casa.

Dice jocosamente Ruperto, “mi madre no se enteró nunca de ese fraude, ninguna vez se dio cuenta que mi hermano no cumplía el mandato, no nunca se enteró”.

Gracias a mi madre yo, ni mis hermanos no somos rencorosos, si nos daba una pela ningunos podía bajar la cabeza, ni reírse, además todos teníamos que darle un beso en la frente antes de acostarte, aunque hubiese dado una pela o tres al día; si ella iba a salir también antes de irse teníamos que darle un beso y un abrazo, ley cotidiana en mi casa.

Explica Torres, con mamá no se jugaba cuando me tocaba la cocina debía espejear, pero si me tocaba el patio tenían que brillar; nadie podía tirar basura porque cuando inspeccionaba, entonces podía ser una semana más; si había basura.

Según Jean William Fritz Piaget, él no estaba de acuerdo con el maltrato, con los golpes; agregó Torres, “el caso de la República Dominicana y en una casa del Noroeste en Santiago Rodríguez en la residencia de una mujer que se llamaba Altagracia Torres (la enfermera), el psicólogo, el orientado y psiquiatra era un fuste con tres flequillos siempre en agua; nosotros ningunos somos delincuentes, los diez hermanos en la misma casa durmiendo”.

Con mucha risa contó, “una vez en una fiesta el cocinero de la fiesta nos tenía un plato de chivo con fritos verde y ensaladas, ninguno nos atrevimos a ponerle las manos al plato por si acaso mamá se enteraba; para nosotros el hecho de estar bailando era un gozo y privilegio; pero después de unos días el dueño de la fiesta vio nuestra madre y le dijo, esos hijos suyos bailan mucho; cuando Altagracia llegó, tremenda pela.

Torres cuenta sus anécdotas y vivencias a seguidores de www.SabanetaSR.com y www.SabanetaTV.com

Cuenta, muchachos un día dejé de ir a la escuela y me fui a la escuela de música a ensayar con la banda de música y mi mamá se enteró que yo falté al centro educativo y me dio una pela delante del maestro de música, Don Juan Rosado (padre de Yanina Rosado); pero me invitó para que yo tocara percusión con la banda, entonces Rosario me dio preferencia de ensayos los miércoles, a razón de eso mamá se enteró que había renunciado a la escuela, me llevó a la banda de música en la tarde y la mañana a la escuela.

Muy seriamente dice, yo no puedo ser visto como una persona anacrónica en el sentido de que considere la pela como beneficiosa, creo que no, pero en el caso de nuestro tiempo dio sus resultados; en ese tiempo pienso que la mente de los jóvenes era más débil, las razones como criaban eran otra y no creo que los padres eran más flojos o más débiles; eso fue cosa de un tiempo, los métodos de hoy son otros.

Mi trayectoria a Canadá, me examiné para el Instituto Superior de Agricultura ISA Santiago, eso ocurrió en el Liceo Librado Eugenio Belliard, 254 jóvenes tomamos la evaluación y pasamos 6; cuando regreso a mi provincia Santiago Rodríguez me dice Pepe Ramos, hay una beca para un intercambio cultural en Canadá por un año, van a examinar sobre cultura general y quiero que sea tú que vaya; allá exigían muchas indumentarias que no tenía, cepillo dental, tenis, toallas, ropa interior; las gracias a los doctores Reyes Monsantos, César Saint-Hilaire y el señor Paino Tineo que me reglaron todos; también a mi hermana Dulce María Torres Vélez que me regaló la cámara fotográfica, gané el primer lugar en Santo Domingo; entonces viajé a Canadá y gano el mejor participante del congreso, el primer Ministro Brian Mulroney, luego me invitaron al Parlamento de Ottawa y me hicieron una entrevista en francés; este ha sido uno de mis mayores logros que he tenidos.

Entrevista: (vídeo 1-4)

Licenciado Juan Ruperto Torres Personalidad 1 – 4

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here