Isabel Clime nativa de Santiago Rodríguez es una mujer valiente

974
Doña Isabel Clime atiende cliente (Foto: Marcelo Peralta)

Doña Isabel Clime vende té a un cliente, el señor Gengo este sábado en la esquina que forman las calles General Gregorio Luperón esquina General, Doctor Darío Gómez (Restauración), frente al parque municipal Profesor Juan Rosado Capellán. 

Por: Marcelo Peralta

Sabaneta, Santiago Rodríguez, R.D. La determinación de Doña Isabel Clime es trascendental.

La vida de Isabel Clime es una dosis de realidad debido a los compromisos personales que debe honrar.

Lleva una vida rodeada de heroicidades silenciosas, solitarias, en que cada día libra una batalla cotidiana, aunque pasan desapercibidas entre la mayoría de los ciudadanos.

Revela que lo más difícil es desarrollar una vida sin sacrificios y se considera una mujer valiente, trabajadora, que desde la infancia ha enfrentado situaciones que ha tenido que luchar para no rendirse.

Clime relata que hay que ser valiente, vencer el desánimo, el dolor corporal, sacar fuerza, salir hacia adelante lleno de coraje, lograr los objetivos que cada quien se proponga, vivir de lo que aprender y de los estudios.

Cada madrugada, los siete días de la semana arrastrar una carreta de hierro a una distancia de casi un kilómetro desde su casa hasta el Parque Profesor Juan Rosado Capellán.

Escogió el oficio ve preparar café y té para venderlo con pan a los parroquianos que madrugan.

Quienes más se benefician son las personas que viajan temprano fuera del Municipio de Sabaneta.

Un vaso de café, un de té y dos panes tienen el valor de 40 pesos.

Es una mujer diminuta dotada de un valor extraordinario y capaz de tomar decisiones firmes.

Desafía situaciones difíciles y arriesgadas porque debe levantarse y recorrer un trayecto que debe afrontar y seguir la vida sola.

Lo que ella hace una función heroica, contrario a muchos jóvenes que prefirieren vivir a costas del sudor de los demás y no dan el paso de cambiar su forma de vivir.

Narra no tener miedo madrugar para ganarse el sustento diario que verse atrapada en una vida ficticia.

Este trajín lo ha mantenido por espacio de tres años día por día en la esquina que forman las calles General Gregorio Luperón esquina Restauración de la República frente al parque de recreo, Profesor Juan Rosado Capellán.

Ahí va a comprar el parroquiano que gusta del café y el té.

Hay parada de autobuses cuyos pasajeros viajan desde Restauración, Loma del General José Cabrera, Santiago de la Cruz, Partido, El Pino y Villa los Almácigos con destino a Sabaneta, Valverde, Santiago y Santo Domingo.

En sus alrededores quedan el Ayuntamiento Municipal, La Policía, Fortaleza General Santiago Rodríguez, Palacio de Justicia, Parroquia San Ignacio de Loyola, la Gobernación y oficinas de ministerios estatales.

Aunque la vida no es fácil, pero hay que sobreponerse, cita.

Cada amanecer es un reto que Isabel Clime tiene que afrontar.

Añade que cada ser humano tiene que plantearse y replantearse metas, tener madurez para afrontar los actos propios.

Opina que hay que trabajar duro para convertirse en persona útil.

Fuente: