INTERNACIONALIZACION

173

DomingoEstevezPor: Domingo Estévez

La lamentable tragedia ocurrida recientemente en Haití ocasionada por el terremoto de 7 grados en la escala de Richter deja lecciones diversas que estimamos importante aprovechar.

Los muertos se cuentan por centenares, son realmente muchos. Los heridos, golpeados y sin techo son probablemente mas y los daños materiales a la propiedad publica y privada rebasan la imaginación. El panorama es horroroso, aterrador.

Los haitianos a lo largo de su historia han vivido momentos difíciles, no obstante, este ensañamiento de la naturaleza ha borrado todos los demás, no lo dudamos.

Vayamos ahora a las lecciones que nos aporta lo sucedido: la rapidez con la que la humanidad se ha enterado de todo es clara evidencia de que compartimos un mundo internacionalizado, que los avances tecnológicos experimentados permiten una comunicación real que nos distancia del aislamiento del pasado.

Recuerdo de niño que cuando ocurría una catástrofe en cualquier país, al enterarnos, a veces muchos días después, sin importar su cercanía, decíamos: eso sucedió en un país de esos por allá.

Era a todas luces una manifestación de indiferencia como si no importara en nada el dolor ajeno.

Creemos realmente que la superación de aquel estancamiento ha obrado para bien en términos generales, sin embargo, la transculturación nos ha hecho también daños que aspiramos sean superados.

Hoy, las solidaridad internacional esta garantizada para con Haití, se ha puesto en evidencia como nunca y eso no esta mal porque la situación que viven los haitianos es de extrema urgencia y precariedad absoluta. Países como Brasil, Colombia, Perú, México, Chile, Puerto Rico, Estados Unidos, Venezuela  y hasta la lejana China entre otros, extienden su brazo de colaboración, aparentando como en competencia para ver quien aporta más.

Lastima que hubo que esperar tanta calamidad para recordar y aceptar que existe un país digno de mejor suerte y con tantos años demandando solidaridad.

La Republica Dominicana, en cambio, ha cargado por años y prácticamente sola como nación una gran parte de las penurias de nuestros vecinos, hemos sabido responder de diferentes maneras, acogiéndonos a la máxima de que el mas cercano poblador es también parte de la familia.

El gobierno y todo el pueblo dominicano se mantiene de pie para continuar dando muestras solidarias con los haitianos como siempre.

Con el pasar de los días el drama de estos hermanos se ira normalizando poco a poco en lo que respecta a agua, comida, medicina, techo y mejoría en la salud de los heridos y golpeados, pero las limitaciones económicas continuaran acentuándose, ahora como secuela natural de la horrible destrucción de casi todo lo poco que había.

Sostenemos la esperanza de que con esta dura prueba surja en los países ricos la idea de conformar un amplio organismo de planificación y colaboración para el desarrollo integral y sostenido de Haití.

Los diversos grupos sociales y personalidades en particular del hemisferio que hoy hacen sus aportes podrían funcionar como una especie de comité de vigilancia para asegurar la efectividad de la loable tarea que se emprenda.

La atención sobre aspectos que cubran necesidades inmediatas a los sobrevivientes del fatídico terremoto anda muy bien por la integración desinteresada a las acciones de recolección que llevan acabo iglesias, patronatos, bancos, artistas, empresarios y gente humilde, deportistas y otras instituciones no menos importantes.

Que bueno que las posiciones políticas encontradas de  los países y partidos adversarios han sido relegadas a un plano inferior para dar paso a la sensibilización  que amerita la causa de Haití.

Nuestros vecinos requieren atención permanente, por lo menos hasta que encuentren el despegue hacia el verdadero desarrollo que no se lograra en poco tiempo debido a tantos años de atraso institucional, educativo y material.

Manos a la obra sistemática  que entre todos es mas fácil!…

Hoy por Haití y mañana no se sabe por quien

¿Y tú, que opinas?

Please enter your comment!
Please enter your name here